Huesca
Suscríbete

Las últimas monjas que quedaban en Sijena dejan el monasterio

De momento no hay relevo para la comunidad de Belén, que llevaba más de 30 años.

Las últimas religiosas de Sijena con el báculo del beato Florentino que les regaló el obispo.
Las últimas religiosas de Sijena con el báculo del beato Florentino que les regaló el obispo.
Obispado de Barbastro-Monzón

Tal y como habían anunciado y con total discreción, las religiosas de Belén dejaron este lunes el monasterio de Villanueva de Sijena. El obispo de Barbastro-Monzón, se despidió de ellas el pasado 10 de julio con una eucarística. Ángel Pérez subrayó el "dolor profundo" que supone esta partida y el "agradecimiento grande a su labor". 

La orden ya adelantó el año pasado que en el transcurso de 2020 dejarían el cenobio, donde en la actualidad no acababan de encontrar "las condiciones favorables para su vocación de silencio" y para una "vida escondida". Algunas de ellas ya han ido saliendo de forma paulatina en las últimas semanas y el resto tenían previsto hacerlo estos días. Se repartirán entre los monasterios que la orden posee en Jerez, Chile y Francia.

Según el obispo, "ellas viven un carisma muy radical y auténtico y hoy, es verdad, la mediocridad no llena. Y ellas, que son jóvenes, quieren vivir plenamente su vocación: vivir desde Él y para Él”. Ángel Pérez llevó a Sijena el báculo del beato Florentino Asensio, obispo mártir de esta diócesis, que las religiosas sostuvieron entre las manos, sabedoras de que “dejan una diócesis martirial, una tierra de testigos, de hombres y mujeres coherentes, nobles y que saben hacer las cosas”. En este mismo sentido, les obsequió con la mitra que le regalaron cuando participó en la misa por los mártires del siglo XX, celebrada en 2013 Tarragona.

Aunque la propiedad del monumento es de la orden sanjuanista, la comunidad de Belén ha estado aquí durante 34 años. Por el momento no hay relevo y no está previsto a corto plazo que otras religiosas las sustituyan para que el monasterio se mantenga activo. 

No obstante, el Gobierno de Aragón se ha comprometido a garantizar la visita a la exposición de los bienes. El presidente, Javier Lambán, asegurado al conocerse la marcha hace unos meses que "con monjas o sin ellas", en el monasterio de Sijena habrá un "magnífico museo" que dentro de "poco tiempo" se completará con todas las obras pendientes de regresar desde Cataluña, incluidas las pinturas murales.

La plataforma Sijena Sí ha agradecido su presencia en el monastario y ha deseado que "pronto se asiente en Sijena una nueva congregación que, como esperan las Hermanas de Belén, pueda combinar mejor su vocación monástica con la acogida de peregrinos y visitantes". En ello, asegura, están trabajando la Orden de Malta, representante de la monjas sanjuanistas, y el obispo de Barbastro.

Antes de su partida, la Plataforma hizo entrega de una carta de agradecimiento en la que reflejan que la comunidad ha atraído a decenas de mujeres jóvenes a Sijena y desde aquí se han fundado varios monasterios en otras partes de España, Portugal y América, "un hito histórico y eclesial, en estos tiempos tan difíciles para la vida religiosa".

Su presencia, según esta asociación que lucha por recuperar el tesoro artístico, ha permitido "el cuidado y mejora del monumento, y en algunos casos la existencia misma de los edificios e infraestructuras, pues de haber seguido deshabitado como lo encontraron en 1985 se habría deteriorado gravísimamente"

Según la carta de la plataforma, en esta última etapa han hecho "un gran esfuerzo por vivir con paciencia las molestias e imprevistos que la llegada de los bienes y la adecuación para su exposición", que ha supuesto además la creciente llegada de turistas y visitantes. 

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión