Despliega el menú
Huesca

huesca

Los Mossos montan controles en el límite entre las comarcas orientales de Huesca y el Segrià leridano por el confinamiento

El Bajo Cinca y La Litera mantienen una estrecha relación social y comercial con muchas de las localidades  confinadas. Hacen un llamamiento a la responsabilidad "de unos y otros" para restringir la movilidad.

El confinamiento de la comarca leridana del Segrià decretado este sábado por la Generalitat ante el aumento de casos de coronavirus, y que conlleva una restricción de las entradas y salidas del territorio afectado, tendrá su impacto especialmente en las comarcas altoaragonesas limítrofes, Bajo Cinca y Litera, que mantienen una estrecha relación social y comercial con localidades como Almacellas, Soses, Aitona, Alcarrás o Massalcoreig, cuyos vecinos realizan muchas de sus compras diarias en Aragón.

Las restricciones de movilidad se han empezado a dejar notar desde media mañana ya que los Mossos d'Esquadra han montado controles en varios puntos limítrofes con la provincia de Huesca para garantizar que se cumplían las instrucciones de la Generalitat, que ha prohibido toda salida o entrada de la comarca del Segrià, salvo de personas trabajadoras en sus desplazamientos por motivos laborales en sus centros de trabajo, incluyendo el transporte, la prestación de servicios, el comercio y las actividades empresariales y otras económicas.

La alcaldesa de Fraga, Carmen Costa, considera "lógicas" las medidas tomadas en la comarca vecina del Segrià e insiste en hacer un llamamiento "a la responsabilidad y el sentido común" de la ciudadanía, con el fin de que cumplan las restricciones adoptadas y limiten al máximo sus desplazamientos.

La primer edil observa con "respeto" los rebrotes detectados a uno y otro lado del límite de provincia y por ello, subraya la necesidad de seguir las recomendaciones, "ellos y nosotros", subraya. "La movilidad va a seguir siendo muy importante entre las dos provincias, ya que son muchos los que se desplazan a diario por motivos laborales y por ello, lo único que podemos hacer es concienciar a la ciudadanía de uno y otro lado con el fin de que tome conciencia de la situación y adapte todas las medidas de precaución a su alcance", señala. "No podemos poner un vigilante en cada punto de acceso. Hay que reducir nuestras las salidas y entradas a lo indispensable", subraya. Ante la situación actual, Costa insiste en que lo prioritario sigue siendo la salud de las personas frente a las consecuencias económicas que puedan acarrear estas nuevas restricciones.

El presidente de la Comarca del Bajo Cinca y alcalde de Zaidín, Marco Ibarz, cree que la proximidad y relación entre las zonas afectadas obliga a "sumar y colaborar" y en este sentido, considera lógico que se apliquen medidas similares a uno y otro lado del límite de provincia, con el fin de restringir la movilidad y favorecer la contención del virus. "La evolución de la situación ya hacía prever una decisión de este tipo", ha indicado.

Ibarz ha querido además lanzar un mensaje de "apoyo y solidaridad" a los alcaldes de las localidades del Segriá, devolviendo el gesto que tuvieron hace unos días cuando fue detectado el brote de Zaidín. Vaticina que la situación "no llegará a normalizarse del todo hasta octubre", es decir, coincidiendo con el final de la campaña de fruta, que emplea a miles de personas y además, provoca una mayor movilidad relacionada con su transporte y comercio.

A su juicio, en la zona aragonesa las medidas aplicadas son suficientes y además, han dado buen resultado, "ya que el número de contagios va disminuyendo y por lo tanto, aunque dentro de la máxima prudencia, lo que esperamos es volver más pronto que tarde a una cierta normalidad, siempre y cuando sea posible, y para ello, es fundamental que unos y otros cumplamos con las restricciones y podamos evitar una transmisión entre comunidades».

Así, el presidente comarcal y alcalde de Zaidín también hace un llamamiento a la responsabilidad de la ciudadanía, a la que pide "mayor conciencia y respeto a las recomendaciones de las autoridades sanitarias". "Ahora mismo, si queremos que la situación mejore y proteger a la población, especialmente a los más vulnerables, como son nuestros mayores, hay que cumplir con las restricciones, evitando desplazamientos y siguiendo las recomendaciones. Hay que tomar conciencia y hacerlo. No queda otra", ha reiterado.

Mientras, Josep Antón Chauvell, presidente de la Comarca de La Litera y alcalde de Alcampell, también coincide en que el confinamiento adoptado en la zona limítrofe del Segriá "parece necesario" a tenor de la magnitud de los brotes detectados en Lérida. Ha recordado que en las comarcas altoaragonesas se optó por regresar a la fase 2, "pero lo de allí parece más grave porque tienen ingresados en el hospital y aquí casi todos los positivos en cambio han sido asintomáticos". Considera que las medidas aplicadas en Aragón "han dado buenos resultados y parece que estamos saliendo ya de la fase 2" y por ello no cree que de momento haya que aplicar restricciones adicionales por parte del Ejecutivo de Javier Lambán. 

Chauvell reconoce que este confinamiento supondrá un "importante trastorno" para los vecinos de La Litera "porque muchos trabajadores van y vienen todos los días, hay gente que va de compras o a realizar todo tipo de servicios a Lérida y la economía de las dos zonas la tenemos conectada". Sin embargo, también cree que es el momento de llamar de nuevo a la responsabilidad.  

Etiquetas
Comentarios