Despliega el menú
Huesca

Los regantes alertan del peligro de bañarse en canales: "Esto no es una piscina"

Temor a un aumento del número de bañistas en balsas y acequias por el cierre de las piscinas en los pueblos.

El canal de Monegros, a un kilómetro de su salida del embalse de La Sotonera.
El canal de Monegros, a un kilómetro de su salida del embalse de La Sotonera.
rafael Gobantes

La preocupación de los regantes ante la presencia de bañistas en canales, acequias y balsas ha llevado a la Comunidad General de Riegos del Alto Aragón a lanzar una campaña de advertencia sobre el peligro de esta práctica, sumándose así a los avisos realizados en los últimos días por el Canal de Aragón y Cataluña, la otra gran comunidad de la provincia, y la misma Confederación Hidrográfica del Ebro. 

La campaña coincide con la subida de temperaturas y tiene en cuenta que muchas piscinas municipales no abrirán este verano como medida de seguridad ante la covid. Por ello, recuerda a la población que está prohibido el baño en canales, acequias y balsas de riego, ya que no son zonas de uso común

Informa además de que el agua que circula por los canales y acequias tiene como uso principal el agua potable. "Cuando una persona se baña en una de estas infraestructuras está poniendo en riesgo la salud de las personas que la consumen como agua de boca". Y sobre todo, son infraestructuras "no seguras para el baño", por lo que existe un peligro real para las personas que se sumerjan en ellas.

Por todo ello, en colaboración con la Confederación Hidrográfica del Ebro, va a mantener esta advertencia a lo largo de toda la campaña de verano, bajo el lema 'Esto no es una piscina', con la idea de pedir responsabilidad a todas las personas y colaboración ante conductas inapropiadas.

La Confederación Hidrográfica del Ebro ya había advertido esta semana sobre el peligro que entraña el baño, después de que en los últimos días haya detectado la presencia de bañistas. El fin de semana, dos adolescentes de 15 y 17 años fallecieron en Extremadura mientras nadaban en una acequia no apta para ello y cuya prohibición estaba señalizada.

Ayuntamientos como el de Tardienta, por donde pasa un gran canal, han trasladado a sus vecinos la comunicación de la Confederación recordando la prohibición. Fuentes de este organismo recordaron que cuando alguien se baña en una acequia de riego "está poniendo en peligro su vida", además de afectar al estado sanitario del agua que transportan, utilizada para consumo humano. "Los canales no son un cauce público, ni las balsas de riego", señalaron, mientras que sí hay zonas reconocidas como aptas para el baño, adecuadas y autorizadas. El peligro es muy alto, ya que hay succiones por las turbinas o corrientes en los distintos niveles de las conducciones.

Etiquetas
Comentarios