Despliega el menú
Huesca

Los refugios de montaña abrirán el 22 de junio con mascarillas y nuevas condiciones

La Federación Aragonesa de Montañismo ha concretado las limitación de aforos en alojamiento y espacios de uso común, además de la eliminación de algunos de los servicios habituales.

Refugio de Renclusa
Refugio de La Renclusa, en Benasque
DGA

Los 16 refugios de montaña de Aragón dependientes de la Federación Aragonesa de Montañismo reabrirán el 22 de junio coincidiendo con el fin del proceso de desescalada, de acuerdo con unas nuevas condiciones en las que han trabajado en las últimas semanas los guardas y la FAM. No hay una limitación fija de aforo, ya que es necesario adaptarlo a las circunstancias de cada uno, pero en general será del 50%.

Estas condiciones suponen importantes cambios respecto a la vida habitual en los refugios. Para empezar, será obligatorio el uso de mascarilla en todas las zonas de uso común; no habrá calzado de descanso de uso común, cada uno debe llevarlo; tampoco mantas en las habitaciones, lo que exige ir con saco de dormir para no pasar frío; ni almohadas. 

Además, una vez en el refugio, será necesario seguir una serie de pautas de convivencia pensadas para evitar aglomeraciones, mantener un entorno de uso común limpio y posibilitar un servicio de comidas ordenado y con las medidas sanitarias adecuadas

Por otra parte, debido a las importantes limitaciones en el número de plazas de alojamiento y al cierre de las cocinas libres, el servicio mínimo en los refugios sin acceso en coche será de media pensión y en los de acceso con vehículo será de alojamiento y desayuno. Y será necesario determinar una persona responsable por cada grupo, de cara a tener un solo interlocutor al que el guarda dé la entrada al refugio y le explique todas las nuevas normas de funcionamiento una vez en él para que a su vez lo transmita a sus compañeros.

La limitación del aforo varía, según Sergio Rivas, responsable de refugios de la FAM, porque "por ejemplo, vamos a intentar detectar a los grupos de convivientes que podrían estar en habitaciones más pequeñas". En comedores, taquillas y zonas comunes se marcan los límites con cartelería, y se colocarán separadores entre las literas. Destaca la importancia de conocer las nuevas normas antes de salir de casa porque hay que ir equipado con mascarilla, calzado individual de descanso o saco de dormir.

"Uno de los valores del refugio es la socialización, compartir mesas y habitaciones, y lo seguirá siendo, pero había que encajar esto con la actual normativa". Rivas asegura que hay "muchas ganas de abrir", después de un "trabajo laborioso" y un desembolso importante de dinero para instalar elementos y disponer material fungibles como geles. 

A partir de las directrices marcadas para los albergues tanto por parte del Ministerio como por parte del Gobierno de Aragón, se ha desarrollado un plan de contingencia propio, adaptado a las características de la red de refugios y albergues de montaña de la FAM, que define todas las medidas a tomar para conseguir una estancia "satisfactoria y segura". Esas exigencias han obligado, según ha reconocido la Federación, a tomar algunas medidas que no son de su agrado pero que en base a las normas sanitarias actuales resultan obligadas.

Para que los clientes potenciales las conozcan se van a difundir a través de diversos medios. "Más que nunca, pedimos que se sigan y cumplan las indicaciones que nos puedan dar los guardas en cada momento", ha señalado la FAM, que también hace un llamamiento a los usuarios para que tengan comprendan la situación y colaboren. "Si todos somos responsables y cumplimos con estas medidas de seguridad, conseguiremos que los refugios puedan funcionar y prestar el servicio que tantas posibilidades deportivas nos abre, y hacerlo además de forma más segura". 

La Federación agradece a los guardas "todo el esfuerzo y trabajo que durante esta difícil primavera han realizado, por velar y mantener los refugios en perfectas condiciones, por su disposición a adaptarse a las nuevas y complicadas conductas de trabajo y por sus ganas de poder prestar de nuevo el servicio". 

La FAM gestiona en Aragón 16 establecimientos montañeros entre los que figuran 14 refugios de montaña guardados, los albergues de Motfalcó, en la sierra del Montsec (Huesca), y de Morata de Jalón (Zaragoza), la Escuela Refugio de Alquézar (ERA) y la Escuela de Montaña de Benasque (EMB). Estas instalaciones registraron en 2019 un total de 103.134 pernoctaciones frente a las 96.669 del año anterior, lo que supone un crecimiento del 6,68 %. 

Etiquetas
Comentarios