Despliega el menú
Huesca

huesca

Castejón de Sos se emociona al son de sus ancestrales bailes desde los balcones

Un grupo de jóvenes músicos toca cada noche desde sus casas para animar a los demás vecinos y vecinas  "y que sientan que no están solos".

Un grupo de jóvenes músicos de Castejón de Sos, Huesca, salen cada noche al balcón de sus casas durante esta cuarentena por el coronavirus para interpretar canciones tradicionales.

Cada día, a las 20.00, hay convocados aplausos en todo el país para expresar desde las ventanas y los balcones el apoyo a los profesionales sanitarios, a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, a los empleados y empleadas de los supermercados... que ayudan a combatir cada uno de su ámbito la grave crisis del coronavirus. Las muestras de cariño se hacen muy visibles en las grandes ciudades y muchas de ellas han derivado incluso en sesiones de dj con la música a todo volumen y un despliegue de efectos de luz y de sonido. 

En la pequeña localidad ribagorzana de Castejón de Sos, con unos 750 habitantes, también se quisieron unir a este gesto "pero el primer día solo salió un amigo mío a aplaudir y fue muy triste, así que al día siguiente se nos ocurrió hacer algo que uniera a la gente y les animara a salir y decidimos tocar la música de los bailes tradicionales de nuestras fiestas", cuenta Mario Bielsa. La original iniciativa ha tenido una gran respuesta por parte de la mayoría de los vecinos y vecinas de Castejón y la prueba es que del aplauso de la primera noche se pasó a una "pequeña ovación" el sábado, agradece. También ha sido muy aplaudida a través de las redes sociales.  

Junto a Mario, que toca el acordeón, también participan con sus instrumentos Álvaro Ocón (trompeta profesional) y Carlos Raso (flauta travesera) y Javier Rubio (caja). Algunos días también se han sumado con animación Silvia Raso, Marta Gasquet y Alberto Ocón.

La cita es todos los días a las 22.00 y el repertorio incluye los dos sonidos más tradicionales de sus fiestas en honor de la Virgen del Pilar, el 'Baile de los pañuelos' y el 'Ball Plla'. "Son muy especiales porque hacen bailar a todo el pueblo, hombres y mujeres, y son un símbolo que nos une a todos", señala. Y tras la música, se despiden todos con un 'buenas noches' vecinal. 

La forma en que están distribuidas las viviendas en Castejón, a ambos lados de la travesía que parte a la población en dos, dificulta las relaciones sociales entre balcones. "Por eso, aunque tocamos a la vez, el problema es que cada uno estamos en una parte del pueblo y no nos escuchamos así que nos tenemos que llamar por teléfono para poder hacerlo. Son dificultades técnicas que hay que salvar", explica. 

"En un pueblo pequeño como Castejón da un poco de pena el día a día porque nos ves a nadie por la calle. En las ciudades, al menos, se ven desde los balcones. Y con estos bailes queremos que los demás vecinos y vecinas sepan que estamos todos juntos en esto para que no se sientan solos", subraya Mario Bielsa.

Etiquetas
Comentarios