Despliega el menú
Huesca

huesca

Los altos niveles de nitratos dejan sin agua de boca al pueblo de Laguarres

Los bomberos de Graus llevan varios días suministrando a los vecinos con camiones cisterna.

Vista del pueblo de Laguarres.
Vista del pueblo de Laguarres.
Ángel Gayúbar

Los bomberos del parque de Graus llevan varios días llevando a Laguarres un camión cisterna cargado de agua para garantizar el consumo de los vecinos de este pequeño núcleo dependiente del municipio de Capella. Lo han tenido que hacer ya que un análisis de la potabilidad de las aguas del depósito de la localidad realizado el pasado jueves reveló unos niveles anormalmente altos de nitratos que desaconsejaban su ingesta como agua de boca aunque, según los técnicos sanitarios, no impedían su utilización para labores de saneamiento y aseo o para consumo animal por lo que no se ha cortado el servicio de agua corriente en el pueblo.

"En cuanto conocimos los primeros resultados, dimos aviso inmediato a todos los vecinos de que el agua no era potable y de que se abstuvieran de utilizarla para consumo humano", asegura la alcaldesa, Angela Sarriera, que ya al día siguiente organizó un primer reparto de agua potable con el envío de una cisterna que volvió a Laguarres el sábado para atender las demandas de los vecinos. 

Una treintena de personas reside habitualmente en el pueblo -"y no ha habido un incremento estos días con gentes llegadas de fuera", apunta la alcaldesa- y son los que se enfrentan ahora a este nuevo problema sobrevenido que se añade a la situación de reclusión que aconseja la crisis del coronavirus.

Sarriera reconoce que el estallido de esta crisis sanitaria y las medidas de control adoptadas han retrasado la realización de un imprescindible contraanálisis cuyos resultados, tras varias demoras, le han asegurado que podrá conocerse en las próximas horas. Mientras tanto, el ayuntamiento ha tomado diversas medidas para tratar de localizar el posible foco de la infección. "El depósito de Laguarres tiene tres entradas, dos que toman el agua del río Isábena y otra de un manantial y, como una medida preventiva, hemos cerrado esta última ya que en Capella, que está aguas abajo del río y toma de él su suministro, no hemos detectado nitratos", explica la alcaldesa.

Sarriera demanda "la máxima rapidez posible" para conocer los resultados del contraanálisis. "A pesar de que se hace de forma escalonada, todos tenemos mucha preocupación porque la gente tenga que salir de casa para recoger el agua en las circunstancias en que estamos viviendo", apunta la alcaldesa agradeciendo "la enorme paciencia y comprensión" de los vecinos.

Etiquetas
Comentarios