Despliega el menú
Huesca

huesca

Las nevadas animan la ocupación de cara a la Cincomarzada tras dejar hasta 35 cm en las estaciones

Llega una ligera tregua meteorológica antes de las nuevas precipitaciones de nieve que se anuncian para el viernes.

La estación de Cerler ha acumulado 20 cm de nieve nueve desde el domingo.
La estación de Cerler ha acumulado 20 cm de nieve nueve desde el domingo.
Aramón

Las nevadas que llevan cayendo desde el domingo en el Pirineo de forma intermitente arreciaron este martes con fuerza provocando problemas en una veintena de tramos de carreteras del norte de la provincia de Huesca con un total de 210 kilómetros afectados, 174 de ellos con la obligación de llevar cadenas, como en el puerto de Monrepós (A-23). Por la tarde, sin embargo, la situación ya mejoró y quedó despejada toda la red viaria.

Estos frentes encadenados han dejado en las estaciones de esquí altoaragonesas hasta 35 centímetros de nieve nueva, que incluso el martes alcanzó a zonas en torno a los 800 metros, como la ciudad de Jaca, que despertó teñida de blanco aunque no llegó a cuajar. Algunos refugios de montaña a más de 2.000 metros han recibido más de medio metro en apenas 48 horas.

Unas estampas invernales que han animado todavía más las buenas previsiones de ocupación que ya había para este puente festivo de la Cincomarzada en Zaragoza. Es el caso de los valles de Aragón y de Tena, donde sobre todo esperan una gran afluencia a las viviendas de segunda residencia, más que a los hoteles, prolongando de esta forma las elevadas cifras que han tenido los últimos fines de semana rondando el 90%.

Ángel Bandrés, director-gerente de la Asociación Turística Valle del Aragón (ATVA), incide en que ocupación para esta Cincomarzada tiene un impacto directo sobre las segunda residencias. De todas maneras, los datos que maneja son buenos para este fin de semana en todo este valle, "como ha sido los últimos", recalca. Y confía en que estas copiosas nevadas también animarán las reservas de todo el mes.

En el valle de Tena la situación es similar. Los porcentajes de ocupación para los tres días del puente son los habituales de esta temporada ya que aseguran que los aficionados cada vez acuden más el jueves para alargar el fin de semana de esquí. Y aunque esa afluencia beneficia especialmente a los apartamentos, Sandra Lecina, gerente de la Asociación Turística Valle de Tena, reconoce que también han repuntado las reservas en algunos establecimientos hoteleros. Para el viernes y sábado, se ronda ya el 90% a pie de pistas.

El sector turístico del valle de Benasque también trabajaba con unas muy buenas previsiones de ocupación de cara al fin de semana, en parte por dos pruebas deportivas con gran poder de convocatoria: el Snow Trail 2 Heaven en la estación de esquí nórdico de los Llanos del Hospital, y el Trofeo Pitarroy en Cerler, considerado como el campeonato de España oficioso para esquiadores de alpino en categorías inferiores.

No obstante, estas nevadas también han tenido un efecto positivo en el turismo ya que algunas reservas que se habían anulado en pasados días por la escasez de nieve se han vuelto a reactivar y la zona presenta un lleno técnico en sus plazas hoteleras. Con todo, Eva Bizarro, gerente de la Asociación Turística Empresarial Valle de Benasque, reconoce que el turismo de origen zaragozano se inclina más por el Pirineo occidental por proximidad y costumbre, aunque están revertiendo esta tendencia poco a poco.

Cañones en marcha

Según informaron desde Aramón, en la estación de Cerler, rondan los 20 centímetros de nieve reciente en cotas altas con las precipitaciones acumuladas desde el domingo. Además, las bajas temperaturas están permitiendo fabricar en cotas bajas. Mientras, en Formigal-Panticosa ha nevado incluso con más intensidad sumando, de media, 35 cm. El descenso térmico también ha facilitado allí la puesta en funcionamiento de los cañones.

Por su parte, Astún y Candanchú han aumentado estos días sus espesores, que ahora llegan a los 140 cm en las cotas más altas.

Cambios meteorológicos

Las estaciones meteorológicas situadas en Cerler-Cogulla y Torla-El Cebollar, a unos 2.000 m de altitud, arrojaron este martes las mínimas de todo el país con 9,2 y 5,8 grados bajo cero, respectivamente. Muy cerca se quedó también la de Panticosa-Petrosos, donde se registraron -5,4. Además, Cerler contabilizó la cuarta racha de viento más fuerte con 127 kilómetros por hora.

El tiempo volverá a cambiar este miércoles en el Pirineo oscense con un ascenso de las temperaturas máximas, la llegada de lluvias y una subida de la cota de nieve desde los 1.500 metros para arriba. Además, continuarán los vientos fuertes, que podrían alcanzar velocidades de hasta 100 kilómetros por hora.

El jueves se mantendrá una situación similar pero al día siguiente llegará otro frente que podría dejar una nueva nevada importante. De hecho, algunos modelos indican que entre el mediodía del viernes y la primera mitad del sábado podría caer otro medio metro en zonas altas. La cota se desplomará hasta los 600 metros, para luego volver a remontar a los 1.500. Ambos días seguirá soplando el viento de forma intensa.

Etiquetas
Comentarios