Despliega el menú
Huesca

huesca

Emotivo homenaje a Joaquín Costa en Graus por el 109 aniversario de su muerte

Alumnos del Taller de Lectura de la biblioteca pública, la Coral Villa de Graus y la tradicional ofrenda floral han protagonizado el acto. 

Imagen del acto de homenaje a Costa en Graus.
Imagen del acto de homenaje a Costa en Graus.
Ángel Gayúbar

La lectura de distintos textos costistas relacionados con la educación y la política agraria por parte de los alumnos del Taller de Lectura de la Biblioteca Pública, la interpretación por parte de la Coral Villa de Graus del 'Himno a Costa', compuesto por Manuel Borguñó en 1914 para el Orfeón de la localidad, y la posterior ofrenda floral a los pies del monumento erigido en 1929 al pensador y político en la villa ribagorzana han sido los momentos más emotivos del homenaje que Graus rendía este sábado a Joaquín Costa para conmemorar el 109 aniversario de sus muerte.

Con la presencia de los directores generales de Desarrollo Estatutario y Programas Europeos, Luis Estaún García, y de Personal del Departamento de Educación, Cultura y Deporte, Carmen Martínez Urtasun, representantes del ayuntamiento grausino encabezados por su alcaldesa, Gema Betorz, de la Comarca de La Ribagorza, de otros municipios ribagorzanos, de la Comunidad del Regantes del Canal de Aragón y Cataluña y de Riegos del Alto Aragón, de Cehimo y de la DPH han estado acompañados por un grupo de ciudadanos grausinos fieles a la memoria de su insigne convecino en este sencillo acto con el consistorio pretende, año tras año desde hace ya medio siglo, preservar la memoria de uno de los personajes más influyentes intelectual y políticamente del denominado Regeneracionismo español en el tránsito del siglo XIX al XX como abanderado de la idea de renovar profundamente España.

La muerte de Costa un 8 de febrero de 1911 en su casa de Graus causó una honda conmoción nacional y, contra sus deseos de ser enterrado en la villa ribagorzana, se decidió enviar sus restos a Madrid para que reposaran en el panteón de españoles ilustres. No obstante, una movilización popular en Zaragoza frustró este proyecto y generó una campaña que exigió y consiguió la creación de un mausoleo para que pudiera descansar definitivamente en el cementerio de Torrero de la capital aragonesa.

Con una enorme capacidad de trabajo y una curiosidad desmesurada, Joaquín Costa investigó y escribió numerosos libros y artículos sobre educación, lingüística, economía, antropología, derecho o el desarrollo agrario, muchos de los cuales continúan teniendo plena vigencia más de un siglo después.

Como recordaban en su alocución los jóvenes participantes en el Taller de Lectura, a pesar de su aparente fracaso final, hay que considerar a Costa el mayor de los reformadores del siglo XIX. Desarrollando su labor en una época crucial para la transformación de España en un país moderno, acertó a proponer lúcidas soluciones económicas y sociales.

La repercusión que sus propuestas, sintetizadas en la dualidad tópica de “escuela y despensa”, han tenido y siguen teniendo a lo largo de nuestro siglo una muestra clara de la vitalidad y fecundidad de su pensamiento.

Etiquetas
Comentarios