Despliega el menú
Huesca

nieve y la lluvia en huesca

El temporal deja más de medio metro de nieve en el Pirineo sin graves incidencias

Las estaciones de esquí aumentan sus espesores para encarar la segunda parte de la temporada. La borrasca Gloria también ha traído lluvia y ha provocado pequeños incidentes, como el corte de un carril en la N-II.

La Agencia Estatal de Meteorología mantiene en la mañana de este jueves la alerta por nieve y lluvia en la provincia de Huesca. El temporal se ha trasladado al norte de la Comunidad, dejando nieve en los valles pirenaicos y agua (hasta 60 litros) en el centro y sur de la provincia. 

La nevada se ha notado especialmente en la comarca de la Ribagorza. Desde el miércoles, en la estación de esquí de Cerler se han medido 75 centímetros de nieve reciente, y en 24 horas, más de 50, "y sigue nevando fuerte", han indicado desde Aramón. En Formigal-Panticosa, entre 30 y 60 centímetros. También Candanchú y Astún han recibido una buena nevada. Aunque el récord se lo llevan las estaciones turolenses de Javalambre y Valdelinares, con un metro. Esto permite encarar con optimismo la segunda parte de la temporada. 

Pero los copos han cubierto además la mayoría de las localidades del norte de la provincia, donde esta mañana seguía nevando. Las adversas condiciones meteorológicas han provocado que en la comarca del Sobrarbe se vieran afectadas de manera parcial tres rutas, con 14 alumnos, y en la Ribargorza, un tramo de la ruta de San Felices a Castejón de Sos, afectando a 11 estudiantes.

Esto ha provocado que en la comarca del Sobrarbe se vieran afectadas de manera parcial tres rutas, con 14 alumnos, y en la Ribargorza, un tramo de la ruta de San Felices a Castejón de Sos, afectando a 11 estudiantes.

En los refugios de montaña los espesores también son considerables. El de los Ibones de Bachimaña ha amanecido con 50-60 centímetros de nieve reciente, "cambiando de forma radical la situación en el monte", alerta, en referencia al riesgo de aludes, que sube a nivel 4 (de 5)  a partir de 2.200 metros. Y en la carretera del paso a Francia por Portalet se han medido también 60 cm. 

Una vez levantadas las restricciones para circular por el puerto de Monrepós, en la A-23, se mantiene la obligatoriedad de usar cadenas en varias carreteras. A mediodía se ha podido reabrir el acceso al complejo turístico de Llanos del Hospital, que se cortó el miércoles por la tarde. 

Pero la lluvia también ha provocado incidencias, en forma de pequeños desprendimientos en algunas carreteras. La Confederación Hidrográfica del Ebro ha medido 55 litros en el embalse de Búbal, 46 en Barbastro, 58 en Fraga, 60 en Nerín y Escalona o 55 en Capella. Advierte de incrementos de caudal en los ríos del Pirineo, desde el Gállego hasta el Noguera-Ribagorzana, pero las crecidas son ordinarias.  

Un desprendimientos en una carretera de Fraga.
Un desprendimientos en una carretera de Fraga.
Ayuntamiento de Fraga

Debido a las intensas lluvias, se ha cortado un carril de la N-II, en el ramal de salida de Candasnos, al quedar inundada la calzada y para evitar el 'aquaplaning'. Y Fraga se han producido desprendimientos en algunas vías del municipio. "Desde primera hora se está procediendo a limpiarlas para dejarlas transitables y seguras", indica el Ayuntamiento. En la misma comarca del Bajo Cinca, el alcalde de Zaidín, Marco Ibarz, ha pedido precaución a todo el mundo que tenga que hacer uso de los caminos cercanos al barranco de la Clamor. "Es totalmente imposible pasar, se han cortado todos los caminos en las partes altas y está prohibido acercarse debido a la gran cantidad de agua que baja por dicho barranco". 

"Estamos siendo afortunados porque solo se han producido incidencias menores, en comparación con lo que ha ocurrido en otros puntos del país", ha declarado Joaquín Monesma, responsable de Infraestructuras de la Diputación de Huesca. No obstante, invita a extremar la precaución. 

  

 

Etiquetas
Comentarios