Despliega el menú
Huesca

huesca

Detienen en Alemania y Hungría a los dos últimos miembros de una peligrosa banda que asaltó 74 casas en Huesca y Cataluña

Los ahora arrestados, dos ciudadanos albaneses con antecedentes en varios países, se evadieron de la acción de la Justicia a raíz de la operación Basilence, llevada a cabo por la Guardia Civil y los Mossos d’Esquadra.

Los responsables de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Huesca, Gerardo Suárez, y de Policía Judicial de la División de Investigación Criminal de Mossos d´Esquadra de Lérida, Jordi Salvia, junto a los efectos recuperado
Los responsables de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Huesca, Gerardo Suárez, y de Policía Judicial de la División de Investigación Criminal de Mossos d´Esquadra de Lérida, Jordi Salvia, junto a los efectos recuperados en la operación Basilience Sprint
Verónica Lacasa

La Guardia Civil de Huesca, en colaboración con las autoridades alemanas y húngaras, ha conseguido que se localizase y detuviese a dos peligrosos delincuentes albaneses con antecedentes en varios países que se encontraban huidos de la Justicia desde que se puso en marcha la operación Basilence Sprint contra una banda que asaltó 74 casas de Huesca y Cataluña entre junio de 2017 y enero de 2018. Precisamente, sus presuntos responsables fueron juzgados la semana pasada en la Audiencia Provincial, donde se enfrentan a penas que sumaban 53 años de cárcel. Con estos nuevos arrestos se da por finalizada la operación y desarticulada completamente la organización criminal.

El 5 de abril de 2018, la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Huesca y los Mossos d'Esquadra llevaron a cabo esta operación policial conjunta contra una banda que había cometido numerosos robos en chalets y viviendas unifamiliares de varias localidades de Huesca y Lérida. Se trataba de un grupo criminal muy especializado en la comisión de robos, formado principalmente por ciudadanos albaneses con el apoyo de ciudadanos de otras nacionalidades, entre los que se encontraban rumanos, turcos y españoles, a los que se les proporcionaba logística para encubrir sus actividades delictivas.

Los ciudadanos extranjeros, se desplazaban desde su país hasta España donde permanecían por cortos periodos de tiempo en los que llevaban a cabo una actividad delictiva muy importante, regresando a su país a la finalización de los mismos.

Teniendo en cuenta los delitos que esta organización criminal llevaba a cabo en Lérida y Huesca, que provocaba una gran alarma social y una sensación de inseguridad entre los vecinos de las localidades afectadas, desde la Guardia Civil y los Mossos d’Esquadra se creó un equipo conjunto de investigación para la búsqueda, localización y detención de los autores de los robos.

De los 75 robos cometidos en ambas provincias con el mismo modus operandi, tras casi un año de investigación, se consiguió localizar un piso franco en Lérida que servía al grupo criminal como base de operaciones durante su estancia en España y los lugares donde escondían los vehículos sustraídos.

El día 5 de abril de 2018, la Guardia Civil de Huesca y Mossos de d’Esquadra de Lérida procedieron al registro de 4 domicilios donde se intervinieron joyas y efectos procedentes de los robos, herramientas y vestimenta que utilizaban, teléfonos, una piedra de toque para comprobar la calidad del oro, justificantes de envío de dinero, 1,1 kilos de cocaína, entre otros, y la recuperación de 11 de los vehículos sustraídos, procediendo a la detención de 11 personas en Lérida y Reus integrantes del grupo criminal.

Dos de los presuntos miembros de la organización, dos varones de 26 y 29 años, se encontraban en paradero desconocido, teniendo la certeza los investigadores de que habían huido y se encontraban fuera de España. Por ello, la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Huesca abrió la operación IKU. Dentro de las gestiones realizadas, se solicitó colaboración internacional con autoridades de Alemania y Hungría, para tratar de dar con su paradero. Así mismo, fue solicitada una Orden Europea de Detención y Entrega y una Orden Internacional de Detención, emitidas ambas por el Juzgado de Instrucción número 2 de Monzón.

El 30 de agosto de 2019 las autoridades policiales húngaras detuvieron a uno de los huidos, un varón 29 años, que fue entregado a las autoridades policiales españolas el 6 de septiembre, decretando el juez su ingreso en prisión. Y el pasado 29 de noviembre, las autoridades policiales alemanas (Rhein-Erft-Kreis) procedieron a la detención de otro varón de 26 años, estando pendiente su entrega a las autoridades españolas.

Etiquetas
Comentarios