Despliega el menú
Huesca

guardia civil 

Operación contra el narcotráfico en Mallorca con ramificaciones en Huesca

Se han intervenido 14,5 kilos de cocaína, entre otras drogas, y miles de euros escondidos en un doble fondo de un vehículo y enterrados en una finca.

Parte del dinero apareció en el doble fondo de un vehículo.
Parte del dinero apareció en el doble fondo de un vehículo.
Guardia Civil

La Guardia Civil ha desmantelado una organización dedicada al narcotráfico, en la que se ha detenido a 33 personas, con ramificaciones, entre otras provincias, en Huesca. La operación, bautizada como Bubadu, ha permitido intervenir 14,5 kilos de cocaína, 1 kilo de MDMA (éxtasis), 3,5 kilos de hachís, 240.000 euros, armas simuladas y varios vehículos en 34 registros llevados a cabo en Mallorca, Barcelona, Lérida y Huesca. 

La trama criminal introducían droga desde la Península hasta Mallorca para su venta en diferentes poblaciones de la Isla. En concreto en la provincia de Huesca se detuvo a dos personas y hay una tercera investigada y se realizaron registros en la localidad de Binéfar.  

De los 240.000 euros intervenidos, 60.000 fueron hallados en un doble fondo de un vehículo registrado en Cataluña y 38.600 estaban enterrados en una finca rural perteneciente al término municipal de Muro en Mallorca.

La operación comenzó a finales del año 2017, cuando los agentes detectaron a un grupo formado por ciudadanos magrebíes que estaban introduciendo droga en esa isla a través de dobles fondos instalados en vehículos, para su posterior distribución en diferentes poblaciones. Esta actuación mantiene relación con la Operación Cuculo, desarrollada el pasado agosto en el Pirineo oscense. Entonces la Guardia Civil desarticuló dos puntos de distribución de cocaína, uno en Lérida y otro en las comarcas de la Jacetania y el Alto Gállego, con cinco detenidos y la incautación de medio kilo de droga.

Continuando con las investigaciones, se pudo comprobar que la organización estaba en contacto con otro grupo organizado de Holanda que desarrollaba sus actividades en Barcelona, Huesca y Lérida y que eran los que les suministraba la droga.

Fruto de las investigaciones, la Guardia Civil detectó la entrada de un vehículo a través del Puerto de Alcudia, ocupado por una persona que pretendía introducir escondido en un doble fondo del coche 7 kilos de cocaína.

Por tal motivo, los agentes procedieron a llevar a cabo la fase de explotación de la operación en la se desplegaron en diferentes poblaciones de Mallorca, Barcelona, Lérida y Huesca para realizar simultáneamente 28 registros domiciliarios, así como cinco registros en garajes y uno en un local comercial.

La operación se inició por efectivos pertenecientes al Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga de la Guardia Civil de Illes Balears (EDOA) con el apoyo de la Policía Judicial de Baleares, Cataluña y Huesca, así como del Grupo de Reserva y Seguridad, Cinológico,  y numerosas unidades de Seguridad Ciudadana de las diferentes poblaciones donde se practicaron los registros.

Etiquetas
Comentarios