Despliega el menú
Huesca

huesca

El Pirineo despierta con las primeras nieves del otoño

Las estaciones de Astún, Candanchú y Formigal o los refugios de Respomuso y La Renclusa amanecen teñidos de una fina capa de nieve. En el parador de Monte Perdido se han registrado 75 litros en 24 horas.

Las ansiadas lluvias han llegado por fin a la provincia de Huesca, dejando en las últimas 24 horas hasta 75 litros por metros cuadrado en el parador de Monte Perdido, en el Parque Nacional de Ordesa. Además, las bajas temperaturas han provocado la caída de las primeras nieves del otoño.

Muchas cumbres han despertado con una fina capa de nieve, al igual que algunos refugios de montaña como Respomuso o La Renclusa. El color blanco también ha teñido las cotas altas de la estación de esquí de Astún, en zonas como Prado Blanco o Sarrios-Águila, situadas a 2.000 metros de altitud; y de los centros invernales de CandanchúAramón Formigal-Panticosa.

La próxima semana termina la oferta de lanzamiento con un 25% de descuento de Ski Pirineos, el abono único que han vuelto a lanzar por segundo año el grupo Aramón, Astún y Candanchú para disfrutar de toda la nieve aragonesa sin límite, 390 kilómetros de pistas. Se puede adquirir hasta el 21 de octubre por 719 euros.

La Agencia Estatal de Meteorología espera precipitaciones durante la primera mitad del día, a veces en forma de chubascos, aunque por la tarde tenderán a remitir. La cota de nieve irá bajando de los 1.900 a los 1.500 metros. El miércoles habrá una tregua, pero el jueves vuelve a anunciar nevadas en torno a los tresmiles. Y el viernes también se verán copos de nieve a 2.700 metros, pudiendo bajar hasta 2.200.

Las lluvias también se han dejado notar en la parte norte de la provincia de Huesca. Después del parador de Monte Perdido, las mayores precipitaciones de las últimas 24 horas se han registrado en Formigal (67), Gistaín (63), Baños de Panticosa (56), Lanuza (49), Candanchú (46) y Búbal y Panticosa (44).

Etiquetas
Comentarios