Despliega el menú
Huesca

huesca

Un foro analizará los problemas de gestión de los museos y centros de interpretación del medio rural por la falta de recursos

El Ayuntamiento de Graus y la Universidad de Zaragoza organizan el 18 de octubre la jornada profesional 'Predicar en el desierto' para visibilizar experiencia de creación y difusión cultural de la provincia de Huesca. 

Jorge Mur, técnico de Cultura del Ayuntamiento de Graus, Lourdes Pena, concejala de Cultura, y Natalia Juan, profesora titular de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza, en la presentación de la jornada.
Jorge Mur, técnico de Cultura del Ayuntamiento de Graus, Lourdes Pena, concejala de Cultura, y Natalia Juan, profesora titular de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza, en la presentación de la jornada.
Pablo Segura

La provincia de Huesca no fue ajena al 'boom' que se produjo hace ya unos años con la puesta en marcha de pequeños museos y centros de interpretación en el medio rural que, con el paso del tiempo, se han encontrado con dificultades diarias de gestión por la falta de recursos financieros y humanos que, en muchos casos, les obligan a estar cerrados. Un problema generalizado al que intentará buscar soluciones y alternativas la jornada profesional 'Predicar en el desierto', que organizan el próximo día 18 de octubre el Ayuntamiento de Graus y la Universidad de Zaragoza en el Espacio Pirineos de la villa rigaborzana, un espacio que tampoco es ajeno a estas dificultades.

El programa del foro ha sido presentado  este miércoles en la Diputación Provincial de Huesca por la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Graus, Lourdes Pena, quien espera que sea "una oportunidad de desarrollo para el territorio", acompañada por los organizadores de la iniciativa, el técnico de Cultura de Graus Jorge Mur y Natalia Juan, profesora titular de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza.

El objetivo, por un lado, es visibilizar algunas de las más interesantes experiencias de creación y difusión cultural desarrolladas en la provincia de Huesca, circunscripción que se encuentra bajo el umbral del desierto demográfico en gran parte de su territorio. La jornada está abierta al público en general, pero muy especialmente a gestores culturales públicos y privados, responsables políticos locales, estudiantes...

Así, se presentarán las experiencias de la nueva Plataforma para la defensa del patrimonio de Huesca (Julia Justes y Rosa Abadía); la red de museos etnológicos de Huesca (Eugenio López y Begoña Subías); el Centro de Estudios Literanos (Víctor Bayona); la Asociación Guayente de Sahún (Lola Aventín); el Centro de Interpretación Ramón y Cajal de Ayerbe (Cristina Liesa); la Muestra de Cine de Ascaso (Miguel Cordero); o la iniciativa Artmósfera de Graus (Berta Gascón). Además, habrá un hueco abierto a otras iniciativas particulares. Y como broche, los participantes harán una visita guiada al Museo Etnográfico de Mas de Puybert.

El técnico Jorge Mur ha lamentado, por un lado, la escasa valoración que hay de la cualificación profesional de los gestores culturales "que en muchas ocasiones son comodines, como el bibliotecario o el agente de desarrollo reconvertido". En este sentido, defiende que la cultura "debería estar en el eje de la política" pero, sin embargo, denuncia que "nunca es una prioridad ni se considera indispensable, y en las zonas rurales más porque no somos granjas, ni nieve ni pisos".

En su caso particular como gestor del Espacio Pirineos de Graus, ha explicado que este centro se ideó en su día como un museo para dar a conocer el Pirineo, pero el proyecto se ha tenido que modificar para convertirlo en un centro cultural urbano. Aun así, intentan que las actividades estén lo más relacionadas posible con el Pirineo. "Al fin y al cabo yo soy un privilegiado en comparación con lo que ocurre en otros centros, pero aun así echamos de menos el calor de la política y de la sociedad civil", ha afirmado Jorge Mur, quien ha citado algunos ejemplos de pequeños museos que apenas se abren por falta de personas dispuestas a hacerse cargo de la gestión.  

Además, ha advertido de que se está abriendo una "brecha cultural invisible" entre las generaciones ya que los mayores de 50, 60 y 70 años mantienen su interés por el patrimonio, pero los más jóvenes no porque no se han educado en ese estilo de vida.

Natalia Juan, que también es miembro del Observatorio Aragonés de Arte de la Espera Pública, ha incidido en este sentido reclamando que "el reconocimiento del valor del patrimonio cultural debería educarse en todas las etapas de la vida tanto en el material, como los museos o las bibliotecas, como el inmaterial, como la lengua, porque si no lo conocemos, tampoco podemos llevar a cabo políticas de desarrollo"

Etiquetas
Comentarios