Despliega el menú
Huesca

comarca de la ribagorza

La osa Sarousse daña 26 colmenas en Seira

El Gobierno de Aragón confirma ocho ataques de oso este verano en la comarca de la Ribagorza.

Sarousse, una hembra nacida en Eslovenia y liberada en Francia en 2006 pero que en 2010 se trasladó a la vertiente española, instalándose en el macizo del Turbón.
Sarousse es una hembra nacida en Eslovenia y liberada en Francia en 2006 pero que en 2010 se trasladó a la vertiente española, instalándose en el macizo del Turbón.
DGA

Sarousse ha vuelto a atacar en la comarca de la Ribagorza, donde la semana pasada los vecinos denunciaron los continuos daños que estaba provocando en las colmenas. El Gobierno de Aragón ha informado de que los técnicos de la patrulla encargada de su vigilancia en esta zona del Pirineo han detectado un ataque de oso en el colmenar de Abi, en el municipio de Seira

Los agentes forestales lo detectaron en una ronda y se lo comunicaron al apicultor, que no se había dado cuenta. El resultado es de 26 colmenas rotas, unos daños que, según han especificado desde el departamento de Agricultura, serán indemnizados. 

El ataque se atribuye a Sarousse, ya que las cámaras de fototrampeo captado a esta hembra en la zona el pasado 25 de agosto. Al mismo tiempo, desde el Gobierno se ha precisado que el apicultor tenía descargada la batería del pastor eléctrico instalado. 

La semana pasada, vecinos de la comarca denunciaron hasta ocho ataques de oso a colmenas en la zona del macizo del Turbón en apenas un mes. Sin embargo, oficialmente, la DGA tiene contabilizados un total de ocho ataques de oso en la Ribagorza en todo el verano. Sarousse ya asaltó en junio un rebaño en Campo dejando un saldo de una oveja muerta. Pero no es el único oso pardo que ha dado un susto en la comarca, por donde también se ha paseado el temido Goiat, matando una oveja en el valle de Castanesa. La cercanía a Cataluña, donde el número de ejemplares es mayor, hace prever que cada vez haya más incursiones en la zona.    

Preocupación en el sector apícola

Por su parte, la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón, UAGA-COAG, recuerda que que son ya 80 las colmenas destrozadas, en lo que va de año, por los ataques de osos en el Pirineo aragonés.

"Las heladas tardías y la sequía han provocado que los plantígrados busquen otras fuentes de alimentación, de ahí que esta campaña esté siendo más crítica para los apicultores que tienen sus colmenas en la zona", señala UAGA, y destaca que los apicultores no perciben ninguna indemnización por los daños sufridos por la acción del oso. Una realidad que hace que se sientan desamparados por las administraciones públicas.

Desde la organización agraria y ganadera apuntan que a la ausencia de indemnizaciones por los daños en las colmenas, se le suma otro agravio. El 17 de julio el Gobierno de Aragón publicó en el BOA la Orden por la que se convocaban subvenciones para la adaptación de la ganadería extensiva a los retos ambientales y a los desafíos socio-territoriales. Unas ayudas dirigidas a la protección de las explotaciones ganaderas extensivas en zonas con presencia del oso pardo o del lobo, y que subvencionaban la adquisición de: vallados fijos o portátiles; pastores eléctricos; y perros de raza mastín. En ese sentido, UAGA destaca que los apicultores se han sentido marginados porque la administración sólo contempla como beneficiarios de estas ayudas a los titulares de explotaciones de ovino y caprino extensivo.

Etiquetas
Comentarios