Huesca

huesca

Ansó celebra su fiesta en torno al traje tradicional

El colorido desfile y la recreación de estampas que se vivían a diario hasta mediados del siglo XX ha vuelto a atraer a cientos de visitantes. 

La localidad de Ansó ha hecho honor a su catalogación como uno de los pueblos más bonitos de España y no solo por su riqueza arquitectónica, sino también por la exhibición del legado que ha sabido conservar en sus roperos y arcones en el Día de la Exaltación del Traje Ansotano. Una fiesta de Interés Turístico Nacional que cumplía 49 ediciones y que ha vuelto a atraer a cientos de visitantes que duplicaron la población habitual de la villa.

La alcaldesa Montse Castán ha ejercido de anfitriona en una jornada de fiesta que ha compartido especialmente con la subdelegada del Gobierno, Isabel Blasco, y la directora provincial de Educación, Olga Alastruey. Las tres madrugaron -el ropero empieza a repartir los trajes a las 5.30- para vestirse con los trajes de novia de calle y de fiesta de mujer casada. "Es un lujo contar con ellas porque, además, en los años en los que se vestían estos trajes nunca hubo una alcaldesa, siempre mandaban los hombres, que eran los que gestionaban los pastos. Y que hoy estemos tres mujeres en el balcón presidencial es simbólico y muy bonito", ha dicho Castán.

Unos 120 vecinos y vecinas de todas las edades han salido a la calle luciendo los trajes y vestidos que se llevaban a diario en Ansó hasta los años 70 de forma generalizada, aunque el último hombre lo dejó de hacer en 1991.

Muchos de ellos han recreado estampas cotidianas. Así, entre otras, han mostrado al público cómo se vestía a una novia con un traje de 35 kilos o a los niños de confirmación con el periquillo, o cómo se hace el singular peinado de churros. Esta es la escena que han representado varias familias junto a la iglesia. "Son todo prendas de mis antepasados, es algo que no tiene precio", ha asegurado Irene Estella. También Fernando Estella almorzaba con el traje de faena en una típica cadiera y ha agradecido la respuesta del público cada año.

Los visitantes han podido degustar unas migas de pastor recién hechas servidas por ansotanos ataviados con los trajes de faena, de fiesta y de alcalde. En este grupo estaba precisamente el exalcalde Félix Ipas, quien ha valorado la importancia de mantener "viva" esta tradición, "porque el traje es una de las esencias más grandes que tenemos en Ansó"

Este domingo se celebra en Ansó (Huesca), el día del traje tradicional ansotano. Tras el desfile con las indumentarias típicas, los asistentes han podido disfrutar de jotas bailadas con estos trajes.

Las jotas cantadas por la rondalla ansotana pusieron la música al desfile de trajes por la pasarela de la plaza Domingo Miral. El público pudo conocer en profundidad los detalles de los trajes de cristianar (bautismo), calzón (para los niños después de la comunión), novios y novias de calle o de iglesia, de cofradía (reinas de las fiestas) o de saigüelo (mujeres que iban a misa). 

Tres generaciones de la familia Navarro participaron en este desfile. José María y su hija Andrea iban vestidos de fiesta y el nieto, Martín, de periquillo. "Llevo el traje de mi bisabuela y para mi es un orgullo", ha admitido Andrea, quien ha valorado también el trabajo del ropero municipal "porque sin su labor, mi hijo no se podría haber vestido".

El Ayuntamiento ha reconocido la labor de Antonio Jesús Gorría Ipas por su labor de divulgación del traje ansotano. Además, los danzantes de Jasa bailaron su palotiau y la Agrupación Folclórica Santa Cecilia de Huesca ha puesto el colofón con el festival de jota. 

Desde 1968, los ciudadanos ansotanos dedican una jornada a realizar diferentes actividades en honor a su vestimenta típica, uno de los trajes más antiguos de Europa.

Cada último domingo de agosto, la villa pirenaica de Ansó vuelve a vestir el traje típico de la localidad. En este día, los vecinos recrean costumbres típicas y tareas cotidianas de antaño ataviados con los trajes tradicionales.

Según ha expresado la concejala de turismo de Ansó, María del Carmen Sánchez, "es un día espectacular que transporta a otra época".

"Esta jornada es una exaltación. Queremos mostrar a todo el mundo que contamos con un traje extraordinario por su antigüedad, su belleza y su variedad", ha explicado la edil. Además, ha añadido que "es un hecho insólito que llegue a nuestros días" y que "hasta los años 80 tres hombres y una mujer todavía lo vestían diariamente".

Este domingo se celebra el Ansó (Huesca) el día del traje tradicional ansotano con un desfile en el que los visitantes pueden admirar las particularidades de esta indumentaria milenaria.

La presidenta de la Comarca de la Jacetania, Montse Castán, ha resaltado la importancia de este día para los ansotanos, "que desde hace muchos años supieron ver lo que ahora se está haciendo turísticamente en otros puntos de la comunidad". Así, ha resaltado que "ahora está de moda hacer recreaciones históricas o eventos que sirven de reclamo turístico", pero "los ansotanos supieron ver esto en los años 70".

Este domingo, como cada año, se celebra el Día del Traje Ansotano. Una jornada en la que se muestran antiguos oficios y la belleza de los trajes ansotanos, ya sean de novios, de cofradía o de trabajo. Estas son las partes del atuendo de una ansotana en los días de fiesta.

Asimismo, ha señalado que al año que viene el Día del Traje Ansotano cumplirá 50 años, lo que "será un buena ocasión para celebrar esta idea que se tuvo hace tantos años", porque "este es uno de los días más importantes para los ansotanos". 

El traje de Ansó

El traje ansotano, cuyo origen se remonta a la Edad Media, es uno de los trajes más antiguos de Europa y ha sido inmortalizado por fotógrafos, grabadores o pintores como Sorolla.

Además de su antigüedad y singularidad, el aspecto más destacado de esta vestimenta tradicional es, en palabras de la concejala de Turismo, "la enorme variedad de modelos". Así, existe el 'Traje de Cristianá', el 'Traje de Periquillo', el 'Traje pa diario d'os crios' o el 'Traje de saigúelo coloráu', entre otros.

Los distintos trajes y su historia pueden conocerse en el Museo del Traje Ansotano, en la ermita de Santa Bárbara de Ansó. Sánchez ha destacado que la mayoría de los trajes que se exhiben este día, que suman entre 80 y 90, han sido donados y se encuentran en el ropero municipal. Asimismo, ha resaltado la labor de las mujeres de Ansó que lo cuidan durante todo el año.

"Para este día hay que sacarlos, y prepararlos, y después, cuando se acaba, hay que recogerlos, hilvanarlos, lavar las camisas... Es un trabajo altruista y admirable", ha recalcado.

Etiquetas
Comentarios