Despliega el menú
Huesca

aragón, pueblo a pueblo

Peralta de Alcofea, al rescate de viejas estampas... con las cuentas saneadas

El trabajo recopilador de Miguel Bravo, que aloja en la red social Facebook, y la aplaudida gestión de Obdulia Gracia recogen la huellas del pasado y han puesto los cimientos de un futuro halagüeño.

De primeras, Miguel Bravo saca a pasear un humor tan socarrón como inocuo. “Ya me ha tocado otra vez: hoy, con vosotros, otro día otra cosa... lo de siempre”. Este instalador de fontanería, electricidad, calefacción y lo que le echen, hijo y nieto de herreros y apasionado de la historia es un auténtico enamorado de su pueblo natal, Peralta de Alcofea, 23 kilómetros al sureste de Barbastro, cabeza de un municipio que incluye dos pedanías habitadas, Lagunarrota y El Tormillo. Miguel ejerce de guía para la Asociación de Amas de Casa en las andadas por los montes cercanos. “Tenemos algún yacimiento arqueológico que otro, y los montes los llevo pateando desde que tenía cinco años, así que explico lo que sé. Soy un recopilador de datos, mi padre fue quien me inculcó esta afición. También acompañé a Rafael Andolz en muchos de sus viajes por la zona, un gran hombre”. Miguel fundó y mantiene una página en la red de Facebook, Historias de Peralta de Alcofea, que ya cumple 7 años y tiene casi 700 socios; su primo José María Bravo, que fue fotógrafo profesional, le provee de mucho material. Ahí publica ‘rescates’ en foto y vídeo, y se especializa en los hallazgos más añejos. “A veces incluso me toca entrar a corregir algunos datos erróneos por la red. A la herrería de mi abuelo venía mucha gente a contar sus batallitas, era todo un mentidero; aún tengo la fragua y el yunque. Llegó a haber tres herrerías antes de que llegase la maquinaria industrial”.

Miguel desentraña las claves socioeconómicas del municipio. “Aquí se han quedado los que tienen trabajo; quienes mueven la economía son los agricultores y los ganaderos de porcino y vacuno en intensivo. También está la fábrica Keraco, de material eléctrico, aunque la mayoría de sus trabajadores son de fuera. Hay dos talleres mecánicos, uno de ellos con herrería; tenemos dos panaderías, dos tiendas, peluquería, farmacia, una papelería con prensa diaria... mucha gente trabaja aquí y vive en Barbastro o Monzón, que están muy cerca, por los motivos habituales de colegios y demás; eso sí, aquí tenemos el centro del CRA de la zona y bastantes críos, muchos extranjeros que sostienen las cifras”.

Frente al bar Laborda (llamado Casa Ramonito desde siempre) hay un gran Centro Sociocultural del municipio con biblioteca, el local de las Amas de Casa, otro de la Comunidad de Regantes, enfermería, salón de actos para cine ocasional... fue el lugar elegido por la alcaldesa Obdulia Gracia hace pocas semanas para anunciar que no se presentaba a las elecciones; sí rindió cuentas, que deja saneadas, con la intención de que los nuevos inquilinos de la casa consistorial puedan asumir la tarea con tranquilidad para los que entren ahora nuevos. “La gente la quiere –explica Miguel– más allá de las ideologías de partidos; es del pueblo y tuvo tienda muchos años, estaba acostumbrada a tratar con la gente en el día a día. Como tema personal, espero que los que lleguen atiendan bien los temas culturales”.

La mentada Asociación de Amas de Casa suele organizar exposiciones en Semana Santa; este año fue de fotografía, otras veces han optado por la artesanía, junto a talleres de cocina, andadas populares, juegos… todo dentro de un programa de primavera cultural que llega hasta junio. Este último año se ha constituido en Peralta una peña oficial de la SD Huesca. “En el equipo de aquí –recuerda Miguel– jugó a principios de los 90 Josete, futbolista de Huesca que luego llegó a Primera División con el Rayo Vallecano, el Betis y el Alavés”. Esta temporada, Josete ha entrenado al Almudévar, filial del Huesca.

El carisma de Obdulia

Obdulia Gracia ha sido la alcaldesa los últimos 12 años, 8 de los cuales ha ejercido también como diputada provincial; antes estuvo otros 12 años de concejal y teniente de alcalde; hace un año tuvo un reconocimiento interno de su partido a nivel nacional, por ayudar a que no cerrara la escuela infantil bajando a la mitad la cuota mensual para las familias: se quedó en 20 euros. “Ahora me toca descansar, no es bueno eternizarse en el cargo. Hay buena convivencia, las cuentas saneadas, y pienso dedicarme a algún tipo de actividad benéfica. Estoy orgullosa de ser la alcaldesa de todos los peraltinos, siglas aparte; lo de la escuela infantil fue bueno porque con la rebaja llegamos a los siete niños apuntados, cuando solamente hubiera quedado uno; habría desaparecido el centro. Ahora tenemos tres unidades de infantil y primaria, con 35 niños. Y la carretera a Barbastro se arreglase al fin son 23 kilómetros que ahora pueden hacerse en poco más de un cuarto de hora”.

Obdulia tuvo tienda en Peralta muchos años. “Empecé con 13 años y estuve 18 allá. Ha sido un placer haber apostado por Peralta, mi pueblo bonito; aquí se acoge bien a la gente, la integración es rápida. Tenemos buenas instalaciones deportivas, servicios mínimos cubiertos, los terrenos agrícolas son buenos y permiten hacer dos cosechas al año... ¿qué puedo decir? Que me encanta”.

En datos

Comarca: Somontano de Barbastro.

Población: 562.

Distancia a Huesca: 44 km.

Los imprescindibles

Campaneta anti-pedrisco

La Campaneta del Perdido, en la ermita de San Juan, se tañía a última hora de la tarde para orientar a caminantes, y al mediodía para que las mujeres llevaran la comida al monte a sus maridos; se dice que tenía el poder de alejar las pedregadas.

Las fiestas

En Peralta hay romería en la Pascua de Pentecostés, y la fiesta de la patrona (la Virgen de la Asunción: parroquia en la foto) es el tercer domingo de agosto. A la del patrón pequeño, San Juan, se le llamaba la fiesta de los ‘casaos’.

Un Murillo perdido

En la llamada Casa del Abogado, de los Torres, había capilla; allí se conservaron hasta su destrucción en 1936) tesoros y cuadros, con mención especial para un Murillo dedicado que representaba la Inmaculada, la tercera que pintaba.

Etiquetas
Comentarios