Despliega el menú
Huesca

huesca

Los ciervos de la Ciudadela de Jaca soplan 45 velas

Este viernes se ha celebrado por todo lo alto el aniversario de la llegada de los animales, que ahora protagonizan un proyecto de educación ambiental.

P2310557
Vecinos y escolares de Jaca celebraron este viernes en la Ciudadela los 45 años de la llegada de los ciervos.
Laura Zamboraín

El 19 de marzo de 1974 llegaron a la Ciudadela de Jaca procedentes de Madrid tres cervatillos, un macho y dos hembras. Eran el punto de partida de un ambicioso proyecto medioambiental que al final no se llevó a cabo por diversas circunstancias. Sin embargo, los ciervos se quedaron, criaron y han formado una manada que en la actualidad componen 28 animales. Viven en semi-libertad en el foso del Castillo de San Pedro de Jaca y en estos 45 años se han convertido en símbolo de la Ciudadela y visita obligada para jaqueses y turistas. Un aniversario que este viernes se ha celebrado por todo lo alto.

La presencia de los animales se debe a la iniciativa y colaboración de varias instituciones, como fueron el Ejército, el Ayuntamiento de Jaca, el antiguo Icona y algunas personas a título individual, como el gallego Fernando Luis Rodríguez Giménez, investigador, divulgador, artista y muy vinculado con la capital jacetana.

Este trabajaba por aquel entonces en el instituto de biología de Jaca y tenía la idea de hacer un zoológico con animales de la zona. No pudo ser, pero se le ocurrió que el foso podría ser un hábitat para que vivieran ciervos, donde se podían reproducir y luego utilizarlos para repoblar. A esto se sumó que enero de 1974 llegó destinado desde Pamplona José Aranda, General Comandante Militar que estuvo al frente del Castillo de San Pedro. En la Ciudadela de Pamplona "había ciervos y creo que ese fue el origen", recordó su hijo Enrique Aranda. El Ejército apoyó la iniciativa y se consiguió que se cedieran los animales. Fue "un día festivo" con la presencia de una banda de música, autoridades, estudiantes y público en general.

En la actualidad, los ciervos son protagonistas de un proyecto pionero de educación medioambiental, Ecociudadela, desarrollado por Asceal, el Centro de Terapias Asistidas con Animales. Se trata de una iniciativa para concienciar a familias y sobre todo niños de la importancia de respetar el medio ambiente y no tirar plásticos ni dejar basura. Además permite a los visitantes interactuar con los ciervos y visitar a la manada del foso. "Nos dejan acercarnos porque les damos de comer, pero las jerarquías, las berreas, las peleas entre machos o los partos, son siempre igual que en la naturaleza", destaca Roberto Banzo, de Asceal.

En los dos años que lleva en marcha, han pasado por Ecociudadela más de 4.000 personas y se retomará en Semana Santa hasta el último fin de semana de octubre, aunque los grupos pueden realizar la actividad todo el año. Como novedad, se han incluido proyectos sociales, y toda la actividad se realiza adaptada a cualquier persona con necesidades especiales.

Etiquetas
Comentarios