Despliega el menú
Huesca

huesca

La juez da carpetazo a la causa contra un cazador por maltratar a un zorro hasta la muerte

La magistrada rechaza el recurso de la asociación Anadel insistiendo en que los hechos no pueden calificarse como delito al ser un animal salvaje

Imputado un vecino de Huesca por la tortura a un zorro mostrada en un vídeo
Imputado un vecino de Huesca por la tortura a un zorro mostrada en un vídeo
Guardia Civil

La magistrada del Juzgado de Instrucción nº 3 de Huesca ha dado carpetazo a la causa abierta contra un cazador, Emilio G. G., que había sido imputado por un presunto delito de maltrato animal al torturar hasta la muerte a un zorro el pasado mes de diciembre en un coto de la provincia.

Tras archivar provisionalmente el pasado 6 de febrero las diligencias judiciales abiertas tras el atestado presentado por los especialistas del Seprona de la Guardia Civil, ahora ha vuelto a confirmar su decisión al desestimar el recurso de reforma de la Asociación Nacional de Animales con Derechos y Libertades (Anadel), que seguía manteniendo que existía delito. No obstante, aún cabe una última posibilidad de apelar ante la Audiencia Provincial de Huesca.

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Aragón, la juez insiste en que no existe causa legal que justifique la continuación de las diligencias penales abiertas por un posible delito de maltrato animal. Argumenta en este sentido que aunque los actos cometidos por el denunciado “puedan ser calificables como conductas de maltrato animal, cometidas con ensañamiento y con resultado de muerte", al recaer sobre un animal no incluido legalmente en el tipo, los hechos no tienen encaje en el precepto penal descrito y, por tanto, no pueden ser sancionables por esta vía.

Y es el el artículo 337 del Código Penal castiga con la pena de tres meses y un día a un año de prisión e inhabilitación especial de un año y un día a tres años al que por cualquier medio o procedimiento maltrate injustificadamente, causándole lesiones que menoscaben gravemente su salud o sometiéndole a explotación sexual, siempre que sea un animal doméstico o amansado, un animal de los que habitualmente están domesticados, un animal que temporal o permanentemente vive bajo control humano, o cualquier animal que no viva en estado salvaje. Y en ninguno de estos tipos estaría encuadrado el zorro que fue víctima de la brutal agresión. 

La magistrada señala en su auto que “así lo ha venido entendiendo la jurisprudencia menor; y la mayor parte de la doctrina que defiende los derechos de los animales, que han criticado que no se haya incluido a todos los animales sin distinción, dejando a un lado su relación con el hombre y con el control humano". Además, recuerda que hay una proposición de Ley de modificación del Código Penal en materia de maltrato animal (BOE del 2 de febrero de 2018) que plantea un cambio de los tipos penales, y, entre otras cuestiones, que se incluya como sujeto pasivo a todos los animales vertebrados.

La jueza añade en su argumentación jurídica que los hechos ocurridos “al tratarse de una clara conducta de maltrato grave a un animal” no pueden definirse como caza, y tampoco puede considerarse la conducta del investigado como delito leve -en referencia a la difusión de la grabación en las redes sociales- ya que “no puede calificarse penalmente como un espectáculo no autorizado legalmente” al no producirse en un espacio donde se congregue el público para presenciar una actividad como diversión

Recurso de Anadel

Jorge Piedrafita, abogado de Anadel, ha señalado que recurrirá el auto del juzgado, por discrepar con la valoración jurídica del mismo, ya que, en su opinión, resulta acreditada la comisión de maltrato animal fuera de la acción cinegética o de caza. También considera que se ha probado pericialmente que el zorro estaba indefenso y bajo el control humano en el momento de los hechos, "por la lesión en su pata que le impidió huir". El letrado añade que "la recreación del agresor" en su ataque fue difundida por redes sociales.  "Constituye un espectáculo que no puede ser admitido en derecho y tiene relevancia penal". En los próximos días formulará recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Huesca al efecto de que se revoque el auto y prosiga la instrucción penal, de forma que esta conducta tenga "la respuesta jurídica adecuada y tratar que algo así no vuelva a suceder".

Etiquetas
Comentarios