Despliega el menú
Huesca

La Politécnica de Huesca pone en marcha los nuevos laboratorios de investigación tras 17 años de espera

Las obras y el equipamiento de las instalaciones han supuesto una inversión de casi un millón de euros para dar cobertura a siete grupos científicos que lideran en este momento otros tantos proyectos europeos y nacionales.

Las autoridades académicas y los responsables políticos vistan uno de los nuevos laboratorios de la Politécnica de Huesca.
Las autoridades académicas y los responsables políticos vistan uno de los nuevos laboratorios de la Politécnica de Huesca.
Pablo Segura

Los 50 investigadores que trabajan en siete proyectos científicos son los que van a estrenar los nuevos laboratorios de investigación de la Escuela Politécnica Superior de Huesca. Las instalaciones acaban de ponerse en marcha tras una inversión de 923.000 euros ( 604.000 para la obra y 319.000 para el equipamiento) y después de 17 años de espera. El edificio se inauguró en 2002, dejando libre el semisótano (unos 1.000 m2) para ubicar esta infraestructura. 

Durante todo este tiempo, los investigadores han tenido que compartir laboratorios con los docentes, una situación que complicaba el día a día y mermaba la productividad, según ha reconocido el director de la Politécnica, Javier García Ramos. "Para llevar a cabo una práctica había que desmontar el laboratorio, volverlo a montar con equipos de investigación...", ha explicado. "Con este, tenemos espacios específico para investigación", ha añadido.

El director del centro, junto al rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral, la consejera del Gobierno de Aragón Pilar Alegría y el alcalde de Huesca, Luis Felipe, han visitado las nuevas instalaciones este miércoles 20 de febrero. Los seis laboratorios acogen a grupos de investigación dedicados a la biotecnología, al estudio de los suelos, a la restauración ecológica de espacios degradados, a la catálisis, separaciones moleculares e ingeniería de reactores, a la sanidad vegetal, a la gestación de nuevos materiales carbonosos o a la genética vegetal. Todo ellos tienen un presupuesto global de 1,7 millones de euros. 

Serán siete los grupos de investigación que desarrollen su labor en estos espacios, con un total de 50 científicos. Estos aportarán su propio material, con el venían trabajando hasta ahora y con un valor aproximado de un millón de euros. "Este foco investigador que establecemos en Huesca nos permitirá establecer sinergias con el sector agrario y ambiental y hacer atractivo este centro para el desarrollo de carreras profesionales científicas, ha apuntado el director de la Politécnica.

Entre los trabajos que se están desarrollando ahora, García Ramos ha destacado el Biochar, para generar carbón vegetal por el proceso de pirólisis, con aplicaciones para suelo y para hacer baterías. "Es un proyecto europeo que lidera el centro y que tiene contratadas cuatro personas", ha apuntado. Ha resaltado también los de Pilar Catalán sobre el brachypodium, "una planta de la que se extraen conclusiones para extrapolarlas a los cereales de invierno, el trigo y la cebada que comemos todos los días".

El vicerrector de Política Científica, Luis Miguel García Vinuesa (en nombre del rector, que ha tenido que ausentarse), ha manifestado su agradecimiento al Gobierno de Aragón "por haber creído en este proyecto" y su satisfacción "por el prestigio de este centro, que es uno de los 150 mejores del mundo en temas agrarios". Según ha destacado, "damos un salto en la excelencia de la investigación, que ya se hacía, pero que carecía de medios".

El vicerrector ha explicado que la Politécnica de Huesca va a recibir a investigadores de Rusia y Estados Unidos. "Para la Universidad de Zaragoza es un orgullo el poder jugar en este tema en la primera liga mundial", ha señalado García Vinuesa.

Etiquetas
Comentarios