Despliega el menú
Huesca

Atasco en el pantano en hora punta

Alcaldes y empresas piden regular el congosto de Montrebei por la presión de casi 2.000 barcas.

Kayaks navegando por el congosto.
Kayaks navegando por el congosto.
Montrebei Explora

El alcalde de Viacamp y Litera, Alfredo Pociello, advertía, en la presentación de la marca turística Montsec de Aragón, del riesgo de "morir de éxito" por la presión turística en el congosto de Montrebei, el punto más atractivo de esa sierra prepirenaica, situado a caballo entre Aragón y Cataluña. La masificación no se da solo en tierra, por el creciente número de senderistas (se calcula que pasan por Motrebei 100.000 visitantes al año) sino también en el agua. El punto donde se estrecha el embalse de Canelles soporta una carga de navegación que afecta a la imagen del enclave, uno de los más pintorescos de ambas Comunidades, e incluso resulta "peligrosa".

Actualmente hay registradas 1.801 embarcaciones (10 a vela, 387 a motor y 1.404 a remo) en el embalse de Canelles, el más grande del Pirineo y el segundo de la cuenca, de acuerdo con los datos de la Confederación Hidrográfica del Ebro. Existe un embarcadero legalizado, en Viacamp, y hay cuatro solicitudes en tramitación, según las mismas fuentes. Pero además, se ha detectado la existencia de otros construidos sin permiso, que han dado lugar a actas de infracción por parte de agentes rurales de la Generalitat en la parte catalana del embalse.

Todo ello demuestra la presión que hay, y que ha llevado a ayuntamientos y empresas a reclamar una regulación. "Como no se pone límite, las empresas van comprando más embarcaciones, y surgen nuevas empresas. El problema es que pronto no cabrán por el congosto. Tanto tráfico es hasta peligroso", declara el alcalde de Viacamp. Este año se estrenarán dos embarcaciones de gran capacidad, "dos autobuses acuáticos", que agravarán el problema. "Todo el mundo quiere ir al congosto y al final no vamos a caber", añade Alfredo Pociello. "Se tendría que ordenar porque hay kayaks que van por la derecha y por la izquierda, los barcos los esquivan, encuentran gente nadando...", comenta el alcalde, quien ha compartido su inquietud con sus colegas catalanes del otro lado del embalse.

Desde la cola de Canelles hasta la presa hay más de 20 kilómetros, pero el interés se centra en los 500 metros del congosto. En la época del año con mayor lámina de agua alcanza 15 metros de anchura, y solo 6 o 7 en el periodo más seco.

Desde hace dos años, el Ayuntamiento de Viacamp tiene dos catamaranes de nueve plazas cada uno, gestionados por Montrebei Explora. Esta empresa recibió el tercer premio a la mejor iniciativa turística de Aragón con su experiencia ‘Descubre el Montsec en catamarán’.

En hora punta

Las empresas ya expresaron su preocupación a los alcaldes. "Hace días que avisamos al Ayuntamiento de que sería necesario algún tipo de regulación. No hay ningún límite de embarcaciones y es un paso estrecho por donde no caben todas a la vez. Cada año hay más, tanto de motor como de remo", explica Joan Pascual, de Montrebei Explora. Este año se sumarán dos embarcaciones grandes, de 25 plazas cada una. "Todo esto, puesto a la una del mediodía en el agua, que es cuando va todo el mundo, es complicado", aclara. En Cataluña existen cuatro empresas dedicadas a la explotación comercial de las embarcaciones. En Aragón, otras tantas: tres de kayacs (dos en Puente de Montañana y una en Viacamp) y una de barcos.

La preocupación se ha trasladado a la Confederación Hidrográfica del Ebro, que se ha ofrecido a echar una mano, pero dejando claro que la competencia es municipal. "Ayuntamientos tan pequeños como los de aquí no tenemos capacidad para controlar esto, cómo lo vamos a vigilar", se pregunta Alfredo Pociello. Viacamp, el de parte aragonesa, cuenta con menos de 40 habitantes.

Las confederaciones, según precisan desde la CHE, regulan la navegación solo en temas de calidad de las aguas y control de especies invasoras, pero no controlan la protección de espacios ni asuntos relaciones con la protección civil para garantizar la seguridad de los usuarios.

Etiquetas
Comentarios