Huesca

Carlos Saura se vuelca con su ciudad y con la jota

Intensa jornada del director aragonés en Huesca, que ha puesto su nombre al auditorio. En él ha estrenado este viernes la obra de teatro 'El coronel no tiene quien le escriba'

Carlos Saura viendo bailar una jota en el auditorio que lleva su nombre
Carlos Saura viendo bailar una jota en el auditorio que lleva su nombre
Rafael Gobantes

Carlos Saura nació un 4 de enero en la calle Padre Huesca, 2, como a él siempre le gusta recordar, y 87 años y siete días después, su ciudad natal se ha rendido a sus pies. Ha sido un reconocimiento mutuo, ya que el realizador aragonés ha elegido Huesca para el estreno mundial de ‘El coronel no tiene quien le escriba’, la versión teatral de la novela de García Máquez, que ha supuesto su vuelta a los escenarios como director.

El estreno ha tenido lugar este viernes en el auditorio del Palacio de Congresos, que desde este mismo día lleva el nombre de Carlos Saura. En el acto de bautismo, apenas una hora antes de la función, se ha descubierto una placa y Saura ha tenido oportunidad de oír y ver bailar jotas, música que inspiró una de sus películas.

"Te agradezco que lleves con orgullo tu origen oscense", le ha dicho el alcalde, Luis Felipe. Ha afirmado que “una personalidad del arte y la cultura pertenece al mundo y Carlos Saura, un hombre de esta ciudad, es un hombre del mundo”. “Es de justicia que Huesca tenga un reconocimiento con Saura, por lo que significa para la cultura, y además un reconocimiento unánime con el acuerdo de todos los grupos políticos del Ayuntamiento y el cariño de todos los oscenses”, ha señalado el alcalde.

Una de las anécdotas de la jornada se ha producido cuando al tratar de quitar la cortina que cubría la placa, junto al alcalde, se le ha roto la cuerda y Saura se la ha colgado del cuello, en un simpático gesto. La ilustración que han descubierto es obra del propio artista y está ubicada en el acceso al auditorio. “Qué mejor que este espacio, que alberga a lo largo del año expresiones de todas las disciplinas artísticas, para llevar el nombre de un oscense con tanto talento como Carlos Saura”, ha señalado el alcalde.

El director ha hablado de su trayectoria de casi 50 películas, además de óperas u obras de teatro. También ha tenido siete hijos, ha recordado. Allí ha estado presente su hija Ana, que siempre le acompaña y a la que ha hecho acercarse para saludar. Él es "una coproducción" aragonesa-murciana, ha bromeado, en referencia a los orígenes de sus padres. Su madre se sentía muy oscense y siempre quiso volver a su tierra natal. Saura ha recordado que se apellidaba Atarés, como el pueblo cercano a Jaca, y también tiene entre sus apellidos el de Ara, como el río del Sobrarbe.

"Lo que yo daría por cantar como este amigo", ha comentado en referencia a Roberto Ciria, el jotero oscense, que ha actuado en el acto junto a la compañía Osca, interpretando, entre otras, la jota en cheso 'S'ha feito de nuey' (se ha hecho de noche). Tanto Ciria como la pareja que ha bailado participaron en la película que dirigió Saura sobre la jota, circunstancia que le ha agradecido Ciria al terminar el acto.

Pero no fueron los únicos guiños entre el director y su tierra. Por la mañana, el histórico salón del trono del Palacio de los Reyes de Aragón, en el Museo de Huesca, fue el escenario de la presentación del libro ‘El Aragón de Saura’, donde el polifacético realizador muestra en fotos e ilustraciones algunos de los paisajes más reconocibles de la Comunidad, como las torres de la basílica del Pilar o el Parque Nacional de Ordesa.

El director general de Cultura del Gobierno de Aragón, Nacho Escuín, lo definió como "uno de los grandes iconos culturales", a la altura de Buñuel, Chomón o Forqué, mientras que Saura alabó a los gobernantes aragoneses porque "hablan de cultura" y se preocupan por ella, cosa que no ocurre en otras comunidades.

Etiquetas
Comentarios