Despliega el menú
Huesca

Las osas liberadas en Francia han recorrido más de 500 km y solo han atacado en España

Una asociación pide nuevas sueltas para garantizar la viabilidad de la especie, con casi 50 ejemplares en el Pirineo

La osa
La osa
FIEP

Las dos osas eslovenas liberadas en la región francesa del Béarn han recorrido más de 500 kilómetros desde que el pasado mes de octubre el Gobierno de ese país decidiera dar un nuevo paso en su política de reintroducción de ejemplares foráneos, a pesar de las críticas internas y de la oposición expresa de los gobiernos de Aragón y Navarra, que como territorios vecinos se sentían afectados. La realidad ha demostrado que los animales no entienden de fronteras y, de hecho, los únicos ataques a rebaños confirmados se han producido en territorio español.

Las dos osas han explorado el territorio pirenaico cerca de la frontera española y, aunque han permanecido sobre todo en Francia, también han hecho incursiones en Aragón y Navarra, según ha confirmado el Fondo de Intervención Ecopastoral (FIEP), que ha difundido un vídeo de una de las dos osas de origen esloveno en su nuevo hábitat.

Según el FIEP, que colabora con la administración francesa en las labores de seguimiento, las imágenes captadas a finales de octubre en el Béarn por una de las cámaras de la red de monitorización, revelan que "están en excelente forma". En ellas se puede ver a la osa Sorita equipada con su collar transmisor.

Prueba de esta buena salud es la distancia cubierta desde su liberación. Claverina y Sorita han viajado, según los datos de esa organización, no menos de 530 kilómetros cada una. Esta fase de exploración de su nuevo territorio las ha llevado a recorrer ampliamente las montañas del Béarn, pero también a realizar algunas incursiones en territorio español, concretamente en Aragón y Navarra.

El FIEP reconoce que fue durante estas incursiones en Navarra cuando Claverina "probablemente" atacó varias veces a los ganados en el mes de noviembre. Añade que no se ha podido atribuir ninguno en territorio francés. También se investigó si la muerte de una res en la localidad aragonesa de Aísa, en la Jacetania, se debía a estas hembras.

A juicio de esa organización, los episodios de depredación en España han sido gestionados "en buena coordinación entre las autoridades francesas y españolas, tanto nacionales como locales" y los intercambios entre los equipos técnicos de los dos países han permitido rastrear el movimiento de los animales a ambos lados de la frontera. Esta opinión contrasta con la postura manifestada por los gobiernos de Navarra y Aragón, que han expresado reiteradamente su malestar por la falta de información sobre los pasos de las osas. Asimismo se ha generado un movimiento de oposición entre los ganaderos. De hecho, representantes del sector de Francia, Navarra y Aragón han decidido unirse, preocupados por la situación generada tras la suelta, "unilateral e irresponsable", de las dos osas.

En las últimas semanas no ha habido nuevas noticias de las osas. La hibernación se ha retrasado este año por las temperaturas suaves de finales de otoño, pero parece que Claverina y Sorita se han fijado en una pequeña área y casi no se mueven. Coincidiendo con este hecho, la Asociación francesa Ferús, favorable a la introducción del oso y otros grandes mamíferos en los Pirineos, ha pedido que continúe la liberación de ejemplares, ya que lo considera "indispensable" para "asegurar a largo plazo" la viabilidad de la población. Cree que la población de osos en la cordillera, casi 50 ejemplares, es "todavía demasiado pequeño".

Etiquetas
Comentarios