Huesca

Muere tres días después de tocarle el Gordo de la lotería en Huesca

El conocido comerciante José Luis Rodrigo López falleció de forma repentina el día de Navidad a los 84 años.

José Luis Rodrigo López en la tienda del Coso Bajo de Huesca en agosto de 2011.
José Luis Rodrigo López en la tienda del Coso Bajo de Huesca en agosto de 2011.
Javier Blasco

José Luis Rodrigo López apenas tuvo tiempo de celebrar el premio Gordo de la lotería de Navidad con el que resultó agraciado el 22 de diciembre. El conocido comerciante de Huesca murió el 25 de diciembre de forma repentina a los 84 años. Su fallecimiento ha causado una honda consternación en la capital oscense, donde este miércoles 26 ha tenido lugar su funeral.

Formaba parte de una saga de empresarios dedicada al comercio textil. Hasta 2011, junto con su hermano Joaquín, estuvo al frente de Almacenes Rodrigo López, la tienda que su padre abrió en el Coso Bajo en 1949. Él tenía entonces 15 años.

El sábado 22 de diciembre, José Luis Rodrigo realizaba algunas compras por el barrio de San José cuando vio que había revuelo en la puerta de la administración de lotería número 5, en la avenida Juan XXIII. Se acercó y se enteró de que allí se había vendido el Gordo de Navidad, el 03.347 que los niños de San Idelfonso cantaron a las 12.35.

Cuando escuchó que ese número era el que llevaba la Asociación de Antiguos Alumnos del colegio San Viator de Huesca se dio cuenta de que a él también le había tocado. Según dijo, tenía que comprobarlo en casa porque todos los años compraba, como sus amigos. También recordó que durante muchos años Almacenes Rodrigo López había patrocinado los talonarios de las participaciones de la lotería que la asociación vendía por Navidad. Además, señaló que él mismo era exalumno del colegio.

El lunes por la mañana fue a cobrar el premio. Según han comentado algunos conocidos tenía dos décimos. Esa misma noche se sintió indispuesto y lo llevaron al Servicio de Urgencias del hospital San Jorge de Huesca. Quedó ingresado en la uci y falleció a la mañana siguiente.

Su muerte ha sido muy sentida en la ciudad. Además de su trabajo en la tienda, formó parte de junta de la Asociación de Empresarios del Comercio de Huesca y fue directivo de la SD Huesca.

Unas semanas antes de cerrar la tienda y cuando la decisión ya estaba tomada, José Luis Rodrigo López comentó que los negocios eran "un poco como las personas; nacen, tienen su momento de apogeo y luego empeoran y tienen que acabar".

Etiquetas
Comentarios