Huesca

Compras bajo paraguas en la tradicional Feria Artesana de Naval

Debido a la lluvia, de los 70 expositores inscritos solo estuvieron presentes 55.

Compras bajo paraguas en la tradicional Feria Artesana de Naval
José Luis Pano

La lluvia caída esta noche y esta mañana no ha podido con la tradicional Feria Artesana de Naval, que tras su recuperación a comienzos de este siglo alcanzaba este domingo su XIX edición. Sí que me mermó afluencia y expositores, al final de los cerca de 70 inscritos estuvieron presentes 55. El público tampoco quiso perderse una de las ferias más tradicionales de la comarca del Somontano y con chubasqueros y paraguas acudió a pasear por las calles de este pueblo salinero y a realizar compras de todo tipo de productos: desde embutidos y quesos, repostería, productos ecológicos, licores, ebanistería, bisutería, textil, jabones y productos de cosmética natural…

Los puestos se ubicaron en el porche del Ayuntamiento, en el local social y en los alfolíes, el monumental edificio construido en época medieval para depositar la sal extraída de sus milenarias salinas.

Asimismo, el alfarero David Echevarría que sigue con la tradición alfarera que ha dado fama a esta localidad, ofreció talleres para moldear el barro y elaborar piezas de cerámica.

El plato fuerte y broche de esta feria llegó a las 14.00 con el reparto de guiso de cerdo servido en uno de los cuencos de Naval, que cada visitante se pudo llevar a casa como recuerdo.

La feria de Naval forma parte del calendario ferial de Aragón y sus orígenes datan de la Edad Moderna, al recibir la villa un privilegio real para celebrar este mercado en compensación de la aportación de la abundante madera que la localidad aportó al Reino de España. Con el paso de los años, la feria fue decayendo hasta desaparecer a mediados del siglo XX, y fue en el año 2000 cuando se recuperó de nuevo, siendo uno de los principales citas feriales del Somontano.

Etiquetas
Comentarios