Despliega el menú
Huesca

Investigan el ataque a un rebaño en Aísa cerca del lugar donde Francia soltó dos osas

El Gobierno de Aragón lo atribuye a Neré, un ejemplar que vive a caballo entre Francia y Aragón, o a las dos osas liberadas recientemente al otro lado del Somport

Imagen de Neré captada por las cámaras de fototrampeo.
Imagen de Neré captada por las cámaras de fototrampeo.
DGA

Un oso ha vuelto a atacar a un rebaño en el Pirineo aragonés. Ha ocurrido en los valles occidentales, en la comarca de la Jacetania, donde en los últimos años apenas se habían producido incursiones de ejemplares de esta especie. Y ocurre justo tres semanas después de que Francia decidiera de manera unilateral liberar a dos osas al otro lado de la frontera del Somport, con la oposición del Gobierno de Aragón.

El ataque se produjo el pasado viernes. Los agentes forestales que estaban patrullando más arriba del collado del Bozo, en el municipio de Aísa, se dieron cuenta que había un rebaño de ganado ovino a una altitud fuera de lo normal. A través de los prismáticos vieron restos de una res muerta. Llegaron hasta el lugar, que ya estaba lleno de buitres y determinaron que el ataque era compatible con el de oso.

El cadáver estaba abierto, comido en la parte del torax, e intacta la mitad trasera, según fuentes de la DGA. Se avisó al ganadero, que no se había percatado del hecho pero que esa noche alrededor de las tres, así como la noche anterior, sí apreció movimiento de su rebaño, a través de los GPS de las ovejas.

Los agentes de protección de la naturaleza y un vigilante de especies catalogadas buscaron restos, muestras y huellas del oso sin éxito porque el terreno es de pastizal. Según la DGA, "se atribuye a Neré o a las dos osas que acaba de soltar Francia". El primero es un animal nacido en 1997 de padres reintroducidos por Francia procedentes de Eslovenia. Se mueve entre los valles franceses de Aspe y Ossau, pero hace incursiones esporádicas en el Pirineo occidental, por los valles de Roncal (Navarra), Ansó, Hecho, Aragüés y Aísa. Pero "no se han encontrado indicios de que fuera él", aclararon las mismas fuentes. En el Pirineo occidental solo vive otro ejemplar, también macho. Precisamente para facilitar la reproducción de la especie, el Gobierno francés soltó a dos hembras a principios de octubre muy cerca de la frontera con Aragón.

Al parecer, los agentes estaban alertados de la la presencia de Neré cerca del ibón de Estanés, en Aísa. El Gobierno de Aragón ha exigido que también se dé información de la localización de las dos hembras liberadas, pero hasta ahora sin resultado. Los ganaderos aragoneses han recibido información de que a una la soltaron en el valle de Ossau y a otra en un valle lateral del Aspe, a 20 kilómetros o menos en línea recta de Aragón.

Desde el departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad han recordado que independientemente de qué animal protagonizara el ataque, el ganadero recibirá una indemnización. También reiteraron que el Gobierno de Aragón nunca ha reintroducido osos en el Pirineo y que los que hay han sido liberados por Cataluña y Francia, ya que la Comunidad Autónoma se opone a esa política.

Este ataque se produce dos años después de la última acción conocida de un oso contra un rebaño en la comarca de la Jacetania. En la de la Ribagorza están siendo más frecuente. De hecho, desde que en la primavera pasada los osos salieron de la hibernación, la DGA ha iniciado tres expedientes de indemnización por daños, todavía en tramitación, todos en esta comarca. El primero se produjo el 28 de junio en Montanuy, con el resultado de una oveja y un cordero muertos, y se atribuye a un ejemplar procedente de Cataluña. El segundo fue el día anterior en Seira y afectó a cuatro colmenas. El tercero, el 12 de julio, con 12 colmenas, ocurrió en Bisaurri. Estos dos últimos fueron obra de Sarousse, la hembra que tiene su área de campeo en esta comarca vecina a Cataluña.

Etiquetas
Comentarios