Despliega el menú
Huesca

Objetivo: bajar un 30% la factura eléctrica de los ayuntamientos

La Diputación de Huesca ayuda con 1,5 millones de euros a 31 municipios de la provincia para mejorar la eficacia del alumbrado público o la climatización de edificios municipales.

Más de treinta municipios de la provincia de Huesca van a ser los beneficiarios de un paquete de ayudas de 1,5 millones de euros que la Diputación de Huesca destina a la eficiencia energética. El dinero servirá para apoyar acciones de ahorro en los consumos, ya sea mejorando las instalaciones en edificios, el alumbrado público o el bombeos de agua. El ahorro mínimo se fija en el 30%. Las subvenciones se aprobaron en la última reunión de la Comisión de Iniciativas, Programas Europeos y Tecnología.

"Ayudamos a los ayuntamientos a implantar diferentes medidas de cara a reducir su consumo energético”, ha señalado la responsable de Iniciativas de la Diputación, María Rodrigo, para quien el proyecto enlaza con la estrategia nacional y europea de reducir los niveles de contaminación y favorecer los consumos de energía sostenible. De hecho, ha añadido, “hemos podido reforzar el presupuesto porque es compartido con el programa operativo Feder”. Hasta el momento, con este proceso, en la provincia se ha conseguido una reducción de este gasto de hasta cerca de una 40%, a los que se añaden lo beneficios medioambientales.

A la convocatoria han concurrido cuarenta ayuntamientos que previamente ya habían realizado una auditoria en sus instalaciones, conscientes de que el gasto por el consumo de energía es una dificultad que condiciona su capacidad de actuación y que procede fundamentalmente del alumbrado público, iluminación, calefacción y climatización de edificios municipales.

Las actuaciones más ambiciosas están previstas en Siétamo, Gurrea de Gállego, Ayerbe, Ontiñena y Altorricón que recibirán subvenciones superiores a los 100.000 euros y que también llegarán a Hoz y Costean, Salas Bajas, Antillón, Monflorite-Lascasas, Caldearenas, Las Peñas de Riglos, Poleñino, Biscarrués, Lascellas-Ponzano, Almuniente, Novales, Torres de Barbués, Sangarrén, Sesué, Siétamo, Abizanda, Bisaurri, Graus, Belver de Cinca, Tolva, Aínsa-Sobrarbe, Castillonroy, Castejón del Puente, Castejón de Monegros, Laperdiguera, Torrente de Cinca, Grañén y Broto. En total son 31, subvencionadas en un 85% por este programa dotado con 1.500.000 euros gracias a que está cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional 2014-2020, Construyendo Europa desde Aragón.

Todos son pequeños y medianos municipios, con menos de 5.000 habitantes, y se ha valorado fundamentalmente la cuantía y el porcentaje del gasto del suministro de energía en el presupuesto municipal, la antigüedad de los sistemas de bombeo y calefacción en edificios públicos y el ahorro global del gasto que tiene que llegar al menos al 30%.

La resolución de esta convocatoria es el segundo paso de un programa por la gestión energética que comenzó con las auditorías energéticas, que permitían evaluar la situación de partida de cada ayuntamiento. El programa finalizará con la tercera etapa en la que se da soporte por parte de la Diputación a sistemas de telegestión, de tal manera que se pueda actuar en tiempo real sobre los excesos o defectos en los consumos sin apenas inversión por parte de los consistorios.

Etiquetas
Comentarios