Despliega el menú
Huesca

Detenido por maltrato animal un ganadero que abandonó sin alimento a 300 ovejas y cabras

La colaboración ciudadana fue fundamental para que la Guardia Civil localizara en Ontiñena una paridera ocupada de manera irregular con ganado ovino y caprino.

Uno de los ejemplares de ovino que han tenido que sacrificarse debido a su mal estado.
Uno de los ejemplares de ovino que han tenido que sacrificarse debido a su mal estado.
Heraldo.es

Tenía a los animales en una paridera, pero se despreocupó de ellos. Las ovejas y cabras vivas, desnutridas, convivían con las muerta y su estado era tal que han tenido que ser sacrificadas. A 500 metros del lugar, el dueño del ganado había trasladado a otros ejemplares que, fallecidos o débiles, fueron pasto de los buitres.

El 17 de septiembre el Seprona de la Guardia Civil de Fraga detuvo a un hombre de 48 años y natural de Sena por un supuesto delito  contra la flora, fauna y animales domésticos  por abandono de animales. La detención se produjo el 17 de septiembre, pero la investigación estaba abierta desde abril. Gracias a la colaboración ciudadana, se conoció que en un paraje del término municipal de Ontiñena se había ocupado una paridera con ganado ovino y caprino. Se localizaron 300 ejemplares de ovejas y cabras y se comprobó la propiedad de los mismos.

Desde el mes de abril se han llevado a cabo numerosas actuaciones en la explotación ganadera para constatar el estado de los animales. Así, a comienzos del mes de septiembre los agentes observaron que los animales se encontraban desnutridos y que convivían con algunos ejemplares fallecidos. No localizaron al dueño y comunicaron los hechos a la OCA (Oficina Comarcal Agroambiental) de Fraga. Desde este organismo se decidió proporcionar pienso y agua a los animales para que no murieran de inanición y se determinó sacar al ganado de ese lugar cuanto antes.

El 13 de septiembre, personal del Seprona y de la OCA de Fraga trasladaron a los animales, que tuvieron que sacrificarse porque, según los veterinarios, ya no eran recuperables debido a su estado. Estaban extremadamente delgados y débiles. En el momento de la recuperación del ganado se localizan 162 animales vivos, aunque algunos de ellos estaban en pésimas condiciones, incluso agonizantes. Había cinco muertos y entonces no fue posible localizar al propietario.

Tras las gestiones realizadas por el Seprona para determinar la localización de los otros 138 animales que había en el mes de abril, se descubrió que, supuestamente, el propietario los depositaba en un lugar ubicado a medio kilómetro de la paridera, en una zona alta de un campo donde se localizaron también gran cantidad de buitres. Solo se encontraron algunos restos del ganado. 

Días más tarde se consiguió dar con el paradero del propietario. El Seprona lo tenía identificado, pero al no tener domicilio conocido (vivía en su propio vehículo) resultó compleja su localización. Fue detenido como supuesto autor de un delito contra la protección de la flora, fauna y animales domésticos, por abandono de animales.

Las diligencias instruidas junto con el detenido se entregaron en el Juzgado de Instrucción núm. 2 de Fraga.

Etiquetas
Comentarios