Huesca

Empieza en el Sancho Ramírez el desembarco de las empresas que acometerán las obras del cuartel

Antes de final de año se prevé que estén adjudicados 26 de los 50 contratos preparados por Defensa.

Ya se ha vallado el acceso al edifico que se convertirá en depósito de material.
Ya se ha vallado el acceso al edifico que se convertirá en depósito de material.
Pablo Segura

El acondicionamiento del depósito de material, con un coste de 204.369 euros y un plazo de ejecución de cuatro meses, es la primera de las obras iniciadas en el cuartel Sancho Ramírez de Huesca. La constructora Toberal Obras y Servicios es la adjudicataria de los trabajos y ya ha empezado a trasladar los equipos y a delimitar la zona de actuación, un edificio de planta baja y tres alturas. El inmueble va a remodelarse con motivo de la llegada del Cuartel General de la División Castillejos, ubicado en Madrid y que en el segundo semestre de 2020 se trasladará a la capital oscense con 700 militares.

Según la planificación realizada, la fecha de inicio de esta obra era el 6 de septiembre. La siguiente en comenzar será la adjudicada a Aragonesa de Construcciones y Obras, que debe instalar y adecuar los cuartos de todas las calderas que existen en el cuartel. Su coste es de 272.976 euros, con un plazo de seis meses. A esta le seguirán la ampliación de los alojamientos logísticos militares, que acometerá la constructora oscense Bajén por 355.099 euros, y la ampliación del vestuario de mandos y tropas en 180 plazas, a cargo de Damarín S.L. y con un coste de 194.256 euros. Esta última estará finalizada el próximo enero y la anterior, en julio de 2019.

También en septiembre comenzará el acondicionamiento de las cocinas, las cámaras frigoríficas y el comedor. Se ha adjudicado a Proviser Ibérica por 556.544 euros y un plazo de ejecución de cinco meses.

Una inversión de 10 millones

La actividad en el interior del Sancho Ramírez ya empieza a ser intensa. De los aproximadamente 50 contratos que Defensa adjudicará con motivo de la reapertura y ampliación de las instalaciones y que rondarán los 10 millones de euros, 26 estarán formalizados antes de que finalice 2018. De momento, se han efectuado ocho de obras y uno de servicios, el correspondiente al catering, que llevará La Cocina de José Fernández durante siete meses.

En total, estos suman unos dos millones de euros. Otros cuatro, por un valor conjunto de 1,4 millones, están en periodo de licitación. Entre ellos se encuentra la urbanización de la parcela anexa al actual recinto. El terreno tiene una superficie de 8 hectáreas y ha sido puesto a disposición del Ministerio de Defensa por parte del Ayuntamiento de Huesca, tras la compra de unos 33.000 m2 que eran de particulares, ya que el resto era propiedad municipal.

Esta será, sin duda, la obra que más llame la atención desde el exterior, según comentó ayer el teniente coronel jefe de la Unidad de Servicios del Acuartelamiento (USAC), Amancio Gómez Gauchía. Este terreno se acondicionará como aparcamiento para dar cabida a entre 180 y 200 vehículos, entre los cuales habrá autobuses y remolques. Además, se construirán estructuras para el resguardo y reparación de este parque móvil y algunas oficinas. La parcela linda al norte con la calle Siderurgia, en el polígono Sepes y quedará integrada en el cuartel con la construcción de un muro perimetral. Está previsto que dicha obra se acabe en diciembre de 2019.

El resto de los trabajos no será visible desde fuera. De hecho, se mantienen todos los edificios existentes en el recinto, de unas 10 hectáreas, ya que las obras se acometen en el interior, donde se tirará alguna que otra pared y se acondicionarán las infraestructuras para responder a la demanda del nuevo uso del cuartel. También se rehabilitará la residencia militar del paseo Ramón y Cajal.

Plazas para personal civil

El Sancho Ramírez se cerró a finales de 2016 con unos 250 trabajadores entre militares y civiles. La instalación se reabrió a principios de enero de 2018, con la llegada de la USAC, que lleva a cabo labores de mantenimiento. De las 100 personas que tendrá esta unidad ya se han adjudicado 39 plazas. En noviembre de este año y en marzo y julio de 2019 se publicarán más vacantes para este destino, que contará también con trabajadores civiles (40).

Gómez Gauchía indicó que van a publicarse cuatro vacantes para personal civil laboral en el Sancho Ramírez. Tres de ellas dependen de la USAC: un técnico en construcción, otro en obras de interior y un tercero en frío y mantenimiento. Se precisa también un electricista que se contratará a través de una bolsa de trabajo.

Etiquetas
Comentarios