Huesca
Suscríbete por 1€

Los guías de Guara alertan de la peligrosidad de los barrancos este año, tras la muerte de una mujer en el Vero

“La gente debe concienciarse de que los ríos no están como otros años”, advierte el presidente de la asociación. En solo dos meses han muerto tres personas.

Foto de archivo de guías de Guara durante un simulacro de un accidente realizado recientemente
Foto de archivo de guías de Guara durante un simulacro de un accidente realizado recientemente
Asociación de Guías de la Sierra de Guara

La Asociación de Guías de la Sierra de Guara ha hecho un llamamiento a la prudencia dirigido a posibles usuarios de los barrancos, por el peligro que representa el elevado caudal que llevan los ríos este año y los cambios que pueden darse en el cauce. “La gente debe concienciarse de que los ríos no están como otros años”, ha afirmado el presidente del colectivo, Javier Albiol.

La advertencia se produce tras la muerte el martes de una barranquista de Santa Coloma de Gramamet (Barcelona) de 50 años, el tercer accidente mortal de este año practicando esta actividad. La víctima hacía el descenso del Vero, un cañón que en condiciones normales no presenta grandes dificultades, e incluso es apto para bajarlo en familia.

Al llegar a un ‘caos’ de piedras (un conglomerado de rocas sin orden en el cauce), donde se canaliza el agua y la corriente es más fuerte, se quedó atrapada, sin poder avanzar ni retroceder. Su cuerpo actuó como una presa y el nivel del agua fue subiendo. Iba con su marido y hacía el recorrido sin guía. Él intentó sacarla, pero cuando consiguió extraer el cuerpo, ya había fallecido.

La asociación ha querido hacer este llamamiento porque a partir de este mes es cuando más aficionados acuden a la sierra de Guara o el Pirineo para practicar este deporte de aventura. “Puede haber barranquistas de Madrid, por ejemplo, que otros años han hecho el Vero, que es un barranco familiar, y se confíen. Pero no está exento de riesgo, y encima este año, con los cambios por las crecidas de primavera, que han modificado elementos del cauce: sitios que antes eran profundos, ahora no lo son, y viceversa”, ha explicado Albiol. A esto se añaden los elevados caudales, “muy por encima de lo habitual en estas fechas”. Y en ocasiones en el grupo van niños, todavía más vulnerables.

El presidente de los guías de Guara alerta sobre “muchas personas que se meten en el río y ya se encuentran los problemas cuando están dentro”. Por eso aconseja informarse previamente. “La gente puede preguntar en las empresas de barranquismo, donde habitualmente ya vienen personas que no van a contratar un descenso pero a las que informamos”.

Las pozas cambian su profundidad

"Hemos tenido un invierno con muchas precipitaciones, seguido de una primavera especialmente lluviosa. Todo ello ha contribuido a que tengamos unas condiciones de caudales muy superiores a lo habitual en estas fechas", señala la asociación en un comunicado hecho público este miércoles. También recalca que la mayoría de los cañones han cambiado su configuración debido a las crecidas.  "La mayoría de las pozas han cambiado su profundidad, y muchas de ellas se han colmatado haciendo muy peligrosos los saltos". "Las recientes noticias nos deberían alertar y hacernos conscientes de que la alta siniestralidad de los últimos días muestran que los deportistas no conocen dichos cambios", continúa el colectivo.

Por otra parte, matiza que "la mayoría de los siniestros, en algunos casos con consecuencias fatales, se están produciendo en grupos de deportistas particulares", sin guía. Anima a todos a que se informen y valoren que este año "no es un año habitual y que debemos extremar las precauciones a la hora de salir a realizar montaña y barranquismo".

La alerta coincide con la realizada por la Guardia Civil en un comunicado el pasado martes, recomendando tomar precauciones especiales este verano por la gran cantidad de nieve existente en el Pirineo y el gran caudal de los barrancos en toda la provincia.

Este año ya se han producido varios accidentes graves en los barrancos, algunos de ellos mortales. El mismo martes un barranquista se fracturó la tibia y el peroné en el Formiga al deslizarse por un tobogán y golpearse con el pie contra una roca.

En solo dos meses han muerto tres personas. El 11 de mayo, un barranquista francés de 38 años falleció tras caer 25 metros cuando hacía rápel en la sierra de Guara. El 8 de junio, un joven de 22 años de la misma nacionalidad perdió la vida en el barranco Miraval. Acababa de realizar el descenso y en el camino de vuelta se cayó al río Yaga y se ahogó. El último accidente fatal ha sido el de la catalana de 50 años en el Vero.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión