Despliega el menú
Huesca

La música suena en agosto en los monumentos del Camino de Santiago

La Diputación presenta el programa completo del Festival Camino de Santiago, con el baile de los derviches giróvagos y un concierto de Carlos Núñez y Jordi Savall como actuaciones estelares

Baile de los derviches girofágicos
Baile de los derviches girofágicos
Diputación de Huesca

El patrimonio arquitectónico, representado por la catedral de Jaca o el monasterio de Siresa, y el inmaterial, con la música antigua, cristiana, pero también hebrea y musulmana, se dan la mano en el Festival internacional del Camino de Santiago, que en su 27ª edición ha programado 13 conciertos, representaciones de teatro en la calle, un mercado medieval, exposiciones, cine, títeres o un taller de danzas. El cartel completo se ha presentado este miércoles en la Diputación de Huesca, entidad organizadora, y se desarrollará del 5 al 31 de agosto.

El festival lleva la música y otras actividades a las iglesias de Berdún, Santa Cruz de la Serós, Hecho, la del Carmen de Jaca o la catedral de esta ciudad, así como al monasterio de San Pedro de Siresa. Estos conciertos serán gratuitos (con presentación de invitación disponibles a partir del 10 de julio en la web del festival), y solo los dos que por razones técnicas se celebran en el Palacio de Congresos son de pago (la entrada estará a la venta desde el 1 de julio). Precisamente aquí se celebra el 18 de agosto una de las actuaciones estelares. Jordi Savall y Carlos Núñez tocarán juntos para acercar al público a las culturas celtas, con ‘El hombre y la naturaleza: Diálogos Celtivéricos’. Sonarán canciones y piezas de Galicia, Irlanda, Escocia, Bretaña o el País Vasco. Otro de los conciertos destacados, Dervish Tandances, también propone una alianza musical original, con el bailarín egipcio Ibrahim Hassan, que interpretará una danza ancestral que se fusiona con música ecléctica fruto del cruce de caminos de varias culturas. La danza Tanoura proviene de una ceremonia religiosa sufí del siglo XIII, realizada por hombres con una falda en un movimiento giratorio.

El cartel se completa con la organista aragonesa Esther Ciudad, en el concierto inaugural; la violonchelista Lina Tur que interpretará una sonata de Johan Sebastián Bach; L’Apotheose, que repasa la vida musical de la joven reina María Luisa de Saboya; Al Ayre español, grupo aragonés que celebra su 30 aniversario con la compañía de la solista Dorohee Oberlinger; Los Músicos de Su Alteza y su viaje a la música del barroco; u otro diálogo entre el violagambista Fahmi Alqhai y la cantaora flamenca Rocío Márquez.

Además de los conciertos en las iglesias del Camino, hay dos propuestas en el Museo Diocesano de Jaca: Ilerda Antigua pone la banda sonora a la época de Shakespeare y Cervantes; y Los Músicos de Urueña presentan el disco producido por Luis Delgado titulado ‘Musica medieval para el museo dicesano de Jaca’.

Otras actividades

Pero el festival del Camino de Santiago va más allá de la música, como han destacado en la presentación la diputada Berta Fernandez, la teniente de alcalde de Jaca y consejera de Cultura de la Comarca de la Jacetania, Susana Lacasa, y el director, Luis Calvo. Entre las actividades paralelas está la exposición ‘El Bestiario sonoro’, con instrumentos musicales que plasman la relación entre el ser humano, los animales y la música. Hay además varias propuestas teatrales programadas por el Ayuntamiento de Jaca y relacionadas con la música antigua y el Camino, dirigida especialmente al público familiar, de la mano de Los Titiriteros de Binéfar , Claroscuro, Che y Moche; un taller de danzas medievales con la bailarina Gema Rizo, y proyecciones de cine.

La aportación de la Comarca es el ciclo Teatro de Calle, los días 25 y 26 de agosto, este año en la localidad de Santa Cilia, con grupos de Chile, Castilla-León, Aragón, Cataluña y Madrid.

Además, los 10 años de cooperación entre músicos del Valle del Ebro y del Magreb se plasmarán en un concierto en la plaza Polvorines de la Ciudadela de Jaca y del 8 al 20 de agosto tendrá lugar una residencia artística.

El colofón al festival de Camino de Santiago es el Mercado Medieval de las Tres Culturas. Dividido en tres zonas con ambientación específica, cristiana, musulmana y hebrea, es una de las citas más concurridas del certamen.El mercado recuerda la incesante actividad mercantil que hubo en la ruta jacobea, creando importantes centros económicos en las localidades más importantes del Camino. Contará tanto con artesanos gastronómicos como maestros de antiguos oficios. Alrededor de un centenar de puestos y paradas.

Luis Calvo se ha referido a las fusiones musicales que incorpora el festival, como la incorporación del flamenco o de un dj, diciendo que “los límites no son más que etiquetas”. Por su parte, la diputada Berta Fernández, ha hablado de la música como elemento vertebrador del Camino de Santiago y ha citado el tema de los refugiados, “en el que parece necesario recordar el espíritu de acogida al peregrino de la ruta jacobea”. Para la concejala y consejera comarcal Susana Lacasa, el festival es además de cultura, “un recurso turístico y un motor de desarrollo”. El mensaje, ha añadido, es el de “punto de encuentro entre las diferentes culturas”.

Etiquetas
Comentarios