Despliega el menú
Huesca

El Pirineo oscense, protagonista de la cartelera española

El viernes se estrena en cines de toda España, ‘Bajo la piel de lobo’, la ópera prima del asturiano Samu Fuentes, protagonizada por Mario Casas e Irene Escolar, que fue rodada en el Pirineo de Huesca.

El Pirineo oscense adquiere especial protagonismo en la cartelera cinematográfica española a partir de este viernes 9 de marzo con el estreno de ‘Bajo la piel de Lobo’. Y es que Auzal, un pueblo de montaña donde transcurre la historia, el primer largometraje del asturiano Samu Fuentes, protagonizado por Mario Casas (A Coruña, 1986), Irene Escolar (Madrid, 1988), ganadora de un Goya a la mejor actriz revelación) y Ruth Díaz, original de Santander, no es Auzal sino Muro de Bellós. Un enclave privilegiado, "maravilloso", según el actor gallego, a las puertas mismas del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, con la majestuosidad de las cumbres pirenaicas como guardián y con unas vistas privilegiadas sobre el valle del Cinca. La película además, en la que también colabora Televisión Española, tendrá difusión internacional porque la plataforma de streaming Netflix la ha comprado y la distribuirá en los más de 190 países en los que trabaja.

"La montaña de Huesca, el Pirineo, la naturaleza son un personaje más de la película", admite el director de un largometraje que, a falta de diálogos (la primera palabra del filme no llega hasta el minuto 17 de película) da protagonismo a la montaña, la nieve, a la naturaleza, su sonido, los sentimientos más íntimos… "Rodamos en parajes absolutamente increíbles, apabullantes… Doy gracias a Samu y a esta película por, entre otras cosas, haberme descubierto lugares como el Pirineo de Huesca, que es maravilloso…"

Muro de Bellós (localidad deshabitada desde 2002 y perteneciente al pueblo de Puértolas), el valle de Bielsa, Boltaña… perdieron su tranquilidad habitual cuando a finales del invierno pasado un equipo de cine se asentó allí durante cuatro semanas, otras dos fueron en Asturias, para rodar ‘Bajo la piel de lobo’, que cuenta la historia de un trampero solitario, Martinón (Mario Casas), que es el último habitante de un remoto pueblo en las montañas. Su único contacto con otros seres humanos se produce en primavera, cuando desciende al valle para comerciar con las pieles de los animales que atrapa. Sin embargo, con la llegada de una mujer a su vida, la hija del molinero, con quien llega a un acuerdo económico para casarse con ella, empezará a experimentar nuevos sentimientos. Este singular encuentro le obligará a elegir entre descubrir su vulnerabilidad o abandonarse a su lado más salvaje. Una película "diferente", admite su director, y cuyas primeras imágenes, un pequeño tráiler, pudieron verse en el pasado Festival de Cine de Huesca, hasta donde se desplazó incluso para presentarlas parte del equipo de la película.

"Teníamos una dificultad muy grande con el tema de la climatología", admite el director Samu Fuentes, "porque la película transcurre durante dos años y necesitábamos que hubiera invierno, primavera, verano y otoño en cuatro semanas y el resultado fue magnífico, nos podemos dar con un canto en los dientes". Fuentes explica además que "en Huesca los alcaldes y la población nos ayudaron muchísimo y el rodaje fue fantástico en ese sentido. Al ser una película de época hacían falta muchas cosas de atrezzo, de vestuario, y no solamente los ayuntamientos sino los propios vecinos de la zona nos ayudaron muchísimo, solo podemos tener palabras de agradecimiento por la increíble predisposición de la gente de la zona, que tuvo una maravillosa generosidad y nos cedió locales, materiales…", asegura del director de una película que contó con la colaboración en su producción de la Diputación de Huesca y de TuHuesca, servicio para la gestión turística de la provincia de Huesca, en la que participan la Diputación Provincial de Huesca, el Ayuntamiento de Huesca, la Cámara de Comercio e Industria de Huesca, la Confederación Empresarial Oscense CEOS - CEPYME, y la Asociación provincial de empresarios de hostelería y turismo de Huesca. Y es que, como comentó en su día el gerente de esta sociedad, Fernando Blasco, "la película proporciona un escaparate de promoción para Huesca mucho mayor que una campaña de publicidad". Igualmente colaboran en la producción de la película el Hotel Barceló Monasterio de Boltaña o el Grupo Pikolín.

Para el director, ‘Bajo la piel de lobo’ es una historia sobre "supervivencia y adaptación. Adaptación ante un medio hostil y supervivencia ante la hostilidad de las personas... o viceversa. También es historia del conflicto entre el mundo salvaje y el mundo civilizado, que no confronta buenos y malos. No hay inocentes ni víctimas. No hay culpables ni verdugos. Los personajes son rehenes de circunstancias en el entorno implacable que siempre rige sus actos. ¿Puede juzgarse a quien no es libre de elegir? Tal vez el espectador pueda sacar sus propias conclusiones... la acción, la imagen y el sonido acometen sobre sus sentidos, sobre sus emociones; unas veces de forma violenta, otras con un ritmo pausado... casi intimista. Solamente con este tempo puede transitarse por los sentimientos de los personajes cuando su identidad se diluye entre lo humano y lo animal, cuando el único orden de la existencia está pautado por el instinto de supervivencia del ser salvaje. Será allí y entonces cuando encontremos a la verdadera naturaleza: salvaje, bella, indómita e inexorable, que es un personaje más de la historia", remata Fuentes.

Una naturaleza, en fin, que "impactó" al protagonista del filme, Mario Casas. Un actor, con el estereotipo de ‘guaperas’, "aunque yo no soy así cuando leí el guión me imaginé a un actor más rudo como el Bardem de ‘Los lunes al sol’", por ejemplo, y que tuvo que engordar doce kilos para el papel y aprendió a poner cepos, a seguir el rastro de animales, ordeñar cabras o tratar pieles. "He aprendido a oler mejor, como los lobos, pero para mí lo realmente difícil ha sido no juzgar a ese personaje que trata a su mujer", o a sus mujeres, Pascuala (Ruth Díaz) y Adela (Irene Escolar), dos mujeres totalmente opuestas por su carácter, como reconocieron en la presentación de la película ante la prensa ambas actrices, "como si fueran animales".

Etiquetas
Comentarios