Despliega el menú
Huesca

"Llevo casi dos años esperado cita en la Unidad del Dolor del San Jorge de Huesca"

María Jesús Vázquez fue derivada en abril de 2016 por una lesión en la espalda, pero ya le han anulado la fecha dos veces. El Justicia de Aragón pide a Sanidad que tome medidas

El hospital San Jorge cuenta con Unidad del Dolor desde el año 2005
El hospital San Jorge cuenta con Unidad del Dolor desde el año 2005
Javier Blasco/Heraldo

El segundo hijo de María Jesús Vázquez cumplirá cinco años el próximo 1 de mayo, pero esta oscense de 47 años también recordará para siempre ese día porque comenzó un calvario de dolor que desde entonces le impide llevar una vida normal ya que le afecta «a nivel personal, familiar y laboral» y, de momento, no encuentra remedio. Y es que lleva 22 meses en lista de espera para ser atendida en la Unidad del Dolor del hospital San Jorge.

En este tiempo ha presentado tres reclamaciones pero nadie le ha dado una solución sino todo lo contrario. «Al menos me hubiera gustado encontrar un poco de empatía en las personas que tramitan las quejas», lamenta. Por ello, se dirigió en junio al Justicia de Aragón, que ayer publicó la resolución de su caso instando al departamento de Sanidad a poner medidas para reducir la lista de espera de la Unidad del Dolor.

Fernando García Vicente, además de pedir que se agilicen los trámites para que esta paciente puede ser tratada, sugiere a Sanidad hacer un seguimiento continuo de las necesidades asistenciales de esta unidad y de los recursos disponibles para adoptar las medidas precisas para que las listas de espera estén «dentro de los estándares aceptables». Y es que asegura haber recibido más quejas de retrasos del servicio.

La vida de María Jesús Vázquez cambió con el nacimiento de su segundo hijo tras aplicarle la anestesia epidural porque al día siguiente no pudo mover la pierna izquierda ya que la tenía dormida y sin sensibilidad. Le recetaron diferentes medicamentos, acudió a un osteópata, recibió sesiones de acupuntura, la derivaron a un rehabilitador, al gimnasio del hospital.... Pese a estos tratamientos, sufrió nuevo brotes, cada vez más agudos e intensos por lo que fue derivada al traumatólogo. Tras encargarle una resonancia y asegurarle que su lesión no era operable, la derivó a sesiones de corrientes con resultados «infructuosos» y al gimnasio del San Jorge, donde el dolor se aliviaba pero no remitía, y le cambió la medicación.

En abril de 2016, el especialista decidió remitir a la paciente a Unidad del Dolor para que le practicaran unas infiltraciones de epidural entre las vértebras L5-SI y así intentar aliviar y reducir el dolor «pero me quedé en un limbo porque esa unidad no funcionaba», recuerda. Le dieron una primera cita para el 30 de noviembre del 2016, pero una semana antes le llegó una carta que la anulaba y la retrasaba al 6 de junio de 2017. Pero también una semana antes de esa segunda citación, recibió otra carta anulándosela sin indicarle nueva fecha. Solo le decían que «ya se le citará». Y sigue a la espera. María Jesús Vázquez asegura que su dolor es «diario y crónico» y que le han llegado a recetar antidepresivos.

Tras exponerle su queja, pidió la mediación del Justicia para intentar conseguir que la remitieran a otro hospital donde sí funcionara el servicio, como el Clínico o el Miguel Servet. «A mí y a todos los que estamos en la lista de espera, que somos muchos».

El Justicia pidió información al respecto a Sanidad, donde reconocieron que la paciente había sido remitida por una «lumbalgia irradiada por una patología degenerativa de columna lumbar y refractaria a las medidas terapéuticas convencionales». Y contestaron que la mujer estaba pendiente de una cita de primera consulta en Cirugía Ortopédica y Traumatología y que en su historia clínica no aparecían «incidencias obstétricas», pese a lo manifestado en su queja al Justicia.

El Salud le da 4 meses de plazo

En cuanto a una fecha estimativa para darle cita en la Unidad del Dolor, el departamento Sanidad explica que la paciente ha pasado ya a una lista prioritaria y que si se restableciera el número de sesiones de consulta, podría ser vista en unos cuatro meses. «Espero que lo cumplan», replica María Jesús Vázquez, quien anima a otros afectadas a seguir su mismo camino «porque a veces nos quejamos mucho con los amigos, la familia o en el bar y no dónde tenemos que hacerlo realmente».

El Justicia pidió saber también qué frecuencia de citaciones tenía esta unidad del San Jorge, a lo que la dirección médica del hospital contestó que desde hacía tres meses se habían ido normalizando el servicio programándose 14 consultas y 4 quirófanos. «Con ello esperamos dar respuesta en los próximos meses a la demanda generada», concluían.

Etiquetas
Comentarios