Despliega el menú
Huesca

Alquézar reabre el sábado el segundo tramo de las pasarelas un año después del derrumbe

Se ha colocado una malla ante los desprendimientos y se estudia un reglamento para gestionar su uso.

Se ha colocado una malla protectora para reforzar la seguridad.
Se ha colocado una malla protectora para reforzar la seguridad.
Prames

Los miles de visitantes que transitan asiduamente por las populares pasarelas del río Vero en Alquézar ya podrán el sábado realizar el itinerario completo, tras la finalización de unos trabajos de reparación del segundo tramo. Este se inauguró en abril de 2016 pero solo estuvo abierto al público seis meses ya que unas fuertes lluvias a final de noviembre de ese año provocaron el desplome de toneladas de roca, que afectaron a unos 30 metros lineales de la estructura que se precipitaron sobre el Vero.

Los responsables de esta construcción (DGA, DPH, Ayuntamiento, Federación Aragonesa de Montaña y Prames) establecieron un plan de actuación que pasaba por encargar un estudio para recuperar la importante inversión turística, así como acometer medidas de seguridad para minimizar posibles daños, ya que sobre este paseo en plena sierra no existe el riesgo cero.

La empresa Geoscan presentó el estudio geológico en febrero con el que se garantizaba la máxima seguridad de los visitantes. Después se iniciaron las obras en primavera, pero quedaron suspendidas en verano con motivo de la temporada alta del barranquismo. La empresa Prames, que ya había construido el tramo inicial de las pasarelas, se hizo cargo de unos trabajos, muy dificultosos por la orografía del terreno, que han durado seis meses y que han finalizado esta semana.

El montante total de la actuación ha ascendido a 120.000 euros, financiados a partes iguales por la Diputación Provincial de Huesca y el Gobierno de Aragón.

El Ayuntamiento, tras el informe de los técnicos, ha decidido que este segundo tramo ya se pueda transitar a partir de este fin de semana, aprovechando la festividad del lunes en Zaragoza por San Valero. Si bien el Consistorio tiene previsto realizar en próximas fechas una inauguración oficial.

El segundo tramo de las pasarelas discurre entre la antigua central eléctrica hasta el Batán del Molino de los franceses y tiene una longitud de unos 500 metros. En total las pasarelas tienen 5,6 kilómetros y es un recorrido apto para todos los públicos.

Casco y cierre por lluvias

Por otro lado se está trabajando en un modelo de gestión de este sendero GR 1.1 que une Alquézar y Asque que cada año recorren 115.000 visitantes, siguiendo otros ejemplos como el popular Caminito del Rey en Córdoba, cuyo acceso es limitado y es de pago. Así, se contemplarían una serie de normas básicas como ofrecer un alquiler de cascos (el senderista podrá llevar el suyo propio o realizar el recorrido sin él pero siempre bajo su responsabilidad) y cerrar las pasarelas cuando exista riesgo alto de precipitaciones. De momento son cuestiones que se están estudiando, pero el alcalde de Alquézar, Mariano Altemir, tiene claro que "hay que llegar a una fórmula para que cualquier intervención futura en las pasarelas no sea tan gravosa para la administración pública y se pueda asumir por la propia gestión de las pasarelas".

Desde la Federación Aragonesa de Montaña, su presidente Luis Masgrau, valora la apertura de estas pasarelas. "Es un paso importante porque volvemos a recuperar una instalación que tiene mucho éxito y que nos ha permitido dinamizar el GR 1.1. con tramos aéreos. Sirve para promocionar el senderismo en la sierra de Guara, en uno de los territorios más privilegiados y más exitosos", destaca.

Etiquetas
Comentarios