Despliega el menú
Huesca

Inquinosa vertió lindano en un barranco a 15 kilómetros de Jaca

La empresa arrojó dos camiones con residuos cerca del núcleo de Lastiesas Altas, que ahora se incluirá en el plan integral de descontaminación. Los análisis han descartado filtraciones en el agua.

Los terrenos donde se encontraron los residuos están acotados
Los terrenos donde se encontraron los residuos están acotados
Laura Zamboraín

La empresa Inquinosa vertió dos camiones de restos de lindano en una zona del barranco de Lastiesas Altas, en el término municipal de Jaca, y posteriormente los ocultó tapándolos con tierra. El vertido fue descubierto hace tiempo por el Gobierno de Aragón, que ha estado realizando controles periódicos por si se hubiera producido filtraciones al río Estarrún, afluente del Aragón y al que desemboca este barranco, pero todos los análisis han arrojado resultados negativos.

El hallazgo se ha dado a conocer ahora porque será una de las actuaciones que se tendrán que incluir en el plan estratégico de descontaminación del lindano. El Gobierno de Aragón ha constatado que el vertido está localizado y acotado en ese punto del barranco, ubicado a más de 15 kilómetros de la ciudad de Jaca, y por tanto no hay ningún riesgo de contaminación.

Informará sobre la cuestión en la tarde de este martes. La directora general de Sostenibilidad, María Pilar Gómez, se reúne con los comités social e institucional de seguimiento del proceso de descontaminación de residuos de la fabricación de lindano para informar de las últimas novedades.

Siempre se ha sospechado que había otros vertederos además de los de Sabiñánigo donde Inquinosa arrojó residuos para burlar la vigilancia. El de Lastiesas es el primero que se localiza fuera de este municipio.

En 2014, el alcalde de este municipio, Jesús Lasierra, ya propuso que el Ministerio de Medio Ambiente y el Gobierno de Aragón investigaran si podía haber otros emplazamientos, además de los vertederos ya conocidos de Sardas y Bailín, y pidió que se preguntara a personas relacionadas en su día con la actividad de producción del pesticida , transportistas o trabajadores. "Todos los que vivimos en Sabiñánigo sabemos que desde 1975 hasta 1987, los vertidos de la fábrica eran bastante incontrolados y alguno hablaba de que además de Bailín y Sardas, puede ser que estén en otras zonas, porque los tiraban donde querían. Y viven algunos camioneros o personas mayores que pueden decir que se mire en uno u otro lugar. Los técnicos, con los elementos adecuados, pueden ir a ver si existe ese tipo de contaminación", comentó en su día, sin querer especular sobre las posibles ubicaciones.

Etiquetas
Comentarios