Despliega el menú
Huesca

Monzón estudia denunciar ante la Fiscalía la muerte de cientos de peces en el río Cinca

El Ayuntamiento está a la espera de conocer los resultados de los análisis que están haciendo la CHE y el Seprona.

El Ayuntamiento de Monzón tiene previsto presentarse como acusación por la muerte de cientos de peces registrada la pasada semana en el río Cinca a su paso por la localidad, aguas abajo del polígono industrial Paúles. El Consistorio ribereño está a la espera de que tanto la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) como el Seprona de la Guardia Civil concluyan sus análisis de las muestras de peces para presentar una denuncia formal ante la Fiscalía de Huesca.

Se sumará así a las intenciones manifestadas recientemente por Ecologistas en Acción y la Asociación de Pescadores de Monzón para presentar una denuncia ante este desastre ecológico.

Así lo comunicó el concejal de Medio Ambiente, Miguel Aso, de Cambiar: "Estamos planteándonos seriamente presentar una denuncia ante la Fiscalía. Lo que le preocupa al Ayuntamiento es determinar el porqué se han muerto los peces, que parece ser que ha sido por amonio. Esa es la única responsabilidad que existe, quién hizo el vertido y dónde se hizo. Lo que nos importa es saber quién ha podido ser y que la ley opere contra él".

Aso hizo estas declaraciones para salir al paso de la denuncia hecha por Ecologistas en Acción sobre la ausencia de una planta depuradora para el polígono Paúles o al menos la conexión a la depuradora de Monzón, dado que el Instituto Aragonés del Agua (IAA) cobra el impuesto de contaminación de las aguas a estos talleres y pequeñas industrias por lo que, a su juicio, se debería depurar.

Desde el Consistorio informan de que las principales empresas ya cuentan con sus propias depuradoras y que solo quedan dos calles del polígono sin que su red de aguas fecales vaya al colector general y a su vez a la depuradora. Es decir, que las empresas ubicadas en estas calles vierten al río Cinca sus aguas fecales, pero no las industriales, matizan desde el Ayuntamiento. En este sentido, la concejalía de Desarrollo y la de Medio Ambiente señalan que se trabajará para conectar estas dos calles a la red de aguas fecales general de la ciudad y se pedirá ayuda a otras administraciones.

El proyecto para depurar este polígono data del mandato de 1999 a 2003. El IAA recibió la delegación del Ayuntamiento para hacerse cargo de las obras de depuración. Dado que las aguas fecales de esas empresas van a parar a la acequia de la Comunidad de Regantes del Sosa, consideró que la carga contaminante de las empresas allí ubicadas era baja y no requería una depuradora.

Pese a ello, el Ayuntamiento entre 2006 y 2011 planteó dos soluciones: no hacer la depuradora de La Almunia de San Juan y conducir sus aguas fecales por Paúles para depurar en la estación de Monzón –descartado por el IAA– y dado que Paúles queda entre dos unidades de Ejecución que se querían desarrollar, entre ellas la de ampliación del polígono, se les condicionó conectar esa parte de Paúles en su desarrollo urbanístico. Con la crisis quedaron paralizadas ambas unidades de gestión privada.

Calidad de las aguas

Desde el Ayuntamiento de Monzón y el Instituto Aragonés del Agua recalcan que los vertidos industriales deben de tratarse en cada empresa y que las depuradoras públicas del Gobierno de Aragón están diseñadas para aguas pluviales y fecales. Una cantidad como la vertida al río el pasado miércoles podría generar problemas técnicos en la depuradora.

La Confederación Hidrográfica del Ebro informó que la calidad de las aguas del río Cinca ha vuelto a sus niveles de normalidad, después del pico de amonio alcanzado el jueves.

Siguen con las analíticas y contemplan todas las causas, desde que el vertido haya venido por la red de aguas pluviales y fecales o incluso un fallo en los filtros de depuración de alguna empresa.

Etiquetas
Comentarios