Huesca

Herido grave un cazador de Monzón de un disparo en el pecho durante una batida

La bala rebotó en una piedra cuando estaba en el coto de Ariéstolas. Otro cazador resultó lesionado en Asín de Broto al caerse por un barranco.

Un veterano cazador de Monzón resultó ayer herido de gravedad al sufrir de forma fortuita el impacto de una bala en su pecho, si bien, según informaron los médicos que lo atendieron, su vida no corre peligro. Los hechos se produjeron por la mañana en el coto de caza de Ariéstolas, pequeño núcleo del municipio de Almunia de San Juan, cerca de Monzón.

El coto se encuentra en unos maizales de cuya gestión se encarga una asociación de cazadores montisonenses. Uno de ellos, Félix Campo Cazcarra, de 70 años, fue el que sufrió el percance mientras se encontraba con sus compañeros realizando una batida de resaque de caza mayor, de jabalí.

El suceso se produjo sobre las 10.00. La mala suerte propició que una bala, disparada por un compañero de caza que tiene 80 años, rebotara en una piedra del terreno y se incrustara en el pecho del cazador, hiriéndolo gravemente. Sin embargo el azar quiso que el proyectil no rozará el pulmón y se le quedara incrustada en el tórax, lo que evitó un desenlace peor.

Los compañeros de batida dieron la voz de alerta inmediatamente y hasta el campo de maíz se desplazó una ambulancia del 061 para atender al cazador herido en el terreno. Dada la gravedad del paciente, el personal sanitario del 061 solicitó una unidad helitransportada para trasladarlo al hospital Miguel Servet, para que fuera atendido en la planta de cirugía torácica.

El servicio de emergencias del Gobierno de Aragón habilitó el dispositivo, pero al comprobar que las condiciones de vuelo no eran las propicias, al encontrarse Zaragoza ayer cubierta por la niebla en las primeras horas de la mañana, se descartó el transporte aéreo.

La ambulancia del 061 realizó el desplazamiento del herido hasta el hospital de Barbastro, atendiéndolo durante el trayecto, y una vez en el centro sanitario fue asistido en la sala de Urgencias por los doctores de guardia y el personal de Cirugía hasta que quedó estabilizado.

No fue necesario realizar una intervención en planta, pero el personal médico de Barbastro optó por trasladarlo de nuevo con la ambulancia hasta el hospital Miguel Servet, donde llegaba pasado el mediodía.

Allí fue atendido en la unidad de cirugía toráfica para un mejor control. Según informan fuentes médicas, su estado de salud es bueno sin revestir peligro para su vida pese a la gravedad de la herida. El personal quirúrgico valoraba ayer si intervenirlo para extraer la bala y evitar de este modo infecciones.

En las tareas de auxilio intervinieron además efectivos de la Guardia Civil: una patrulla de Seguridad Ciudadana y agentes de la Policía Judicial, que se hicieron cargo de la investigación. El alcalde de Almunia de San Juan, José Ángel Solans, fue alertado del suceso y se le comunicó la intención primera de acudir con un helicóptero del 112, que al final no fue preciso.

Una caída de casi cien metros

Este no fue el único accidente sufrido por un cazador ayer en la provincia. Un ciudadano francés de 34 años que participaba en una batida se precipitó accidentalmente por un barranco cerca de la localidad de Asín de Broto. Cayó casi cien metros y no se podía mover, ya que había peligro de que siguiera deslizándose por la ladera si lo hacía.

Los especialistas del grupo de rescate en montaña de Boltaña tuvieron que esperar al helicóptero para bajar hasta él mediante la grúa del aparato y poder asegurar al herido. Una vez rescatado fue evacuado en una ambulancia hasta el hospital San Jorge de Huesca.

Etiquetas
Comentarios