Huesca
Suscríbete por 1€

El paso de los minibuses por el centro de Huesca facilitará la llegada del urbano a los polígonos

La puesta en servicio de los nuevos vehículos de hidrógeno se retrasa todavía "unos meses más".

Los microbuses se están revisando todavía en las instalaciones de la Fundación del Hidrógeno de Walqa.
El paso de los minibuses por el centro de Huesca facilitará la llegada del urbano a los polígonos
F. H.

El paso de los minibuses de hidrógeno por la zona centro de Huesca, incluida el área peatonal, podría facilitar la llegada del bus urbano a la zona industrial norte atendiendo por fin una histórica demanda de los empresarios de los polígonos. Esta es al menos la propuesta que tiene en estudio el Ayuntamiento aunque tardará un tiempo en ser realidad ya que la puesta en marcha de este novedoso servicio se va a retrasar "unos meses más".

Y es que aunque se anunció que este verano los dos microbuses cedidos por la Expo Zaragoza iban a empezar ya a circular por el casco histórico, el Ayuntamiento ha tenido que posponerlo por cuestiones administrativas, como explica la concejala de Movilidad, Teresa Sas.

Además, la Fundación del Hidrógeno en Walqa, donde están guardados los vehículos desde hace más de un año, todavía no ha podido completar la revisión de los sistemas eléctricos y de hidrógeno ya que están pendientes de algunos proveedores, según su director, Fernando Palacín.

Cada minubús tienen una capacidad de 22 plazas y puede alcanzar los 30 kilómetros por hora. Una pila de hidrógeno actúa como combustible para recargar la batería eléctrica sin ruido ni gases contaminantes y ofrece una autonomía de 200 kilómetros.

CHA solicitó recientemente explicaciones por el retraso de los microbuses y exigió celeridad por los beneficios que aportaría "en una zona que cuenta con características especiales, fuertes desniveles y población envejecida o con movilidad reducida".

A este respecto, Teresa Sas entona el ‘mea culpa’ porque "nuestra voluntad era tenerlo en marcha cuanto antes vistas las necesidades que hay, pero luego las cosas se complican". De hecho, aún no está clara la fórmula administrativa que regirá el servicio, aunque lo más probable es que se tenga que sacar un concurso diferente al del bus urbano. Pese a este retraso, la concejala destaca el ahorro de costes que supondrá para las arcas municipales porque han evitado tener que comprar vehículos –en un principio estaba previsto que fueran eléctricos– gracias a la cesión de la Expo y, además, han recibido ayudas económicas para su actualización tecnológica de un proyecto de cooperación en el que colaboran España, Francia y Andorra y que incluye la instalación de una hidronegera.

La edil subraya que los minibuses darán servicio "básicamente" a la zona peatonal, que abarca más de 100 calles y plazas y una extensión de 32 hectáreas (el 10% de la ciudad residencial), "pero no solo eso". Las rutas están en estudio ya que podrían condicionar las actuales líneas del bus urbano. De hecho, una de las propuestas es que los microbuses circulen también por la Ronda Montearagón, lo que permitiría desplazar la línea regular del bus urbano hasta el paseo de Lucas Mallada para acercarlo a los polígonos industriales o la Escuela Oficial de Idiomas. "Además, ganaría tiempo de viaje porque no hay tantos semáforos".

El Ayuntamiento de Huesca espera que el año que viene se pueda ampliar también la línea del bus urbano a otras zonas en respuesta a la demanda que existe desde hace varios años de que el servicio llegue también al Palacio de Justicia, Walqa, Plhus, el IESPiramide o la Escuela Politécnica. Para ello, no obstante, se requiere disponibilidad económica "porque cualquier cambio en el contrato tiene una repercusión presupuestaria ya que no es posible hacer un simple cambio de cromos", aclara Teresa Sas, quien espera tener en 2018 recursos para acometer este proyecto. "Ya hemos empezado a estudiarlo y lo tenemos claro", asegura.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión