Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

El Ayuntamiento revisa el arbolado en los espacios festivos tras caer varios ejemplares

Se inspeccionan los cedros del paseo de Ramón y Cajal y el pinar del parque Miguel Servet, entre otros. El viento ha provocado la rotura de ramas y el derrumbe de árboles en Huesca.

Un informe determinará el futuro de los cedros en el nuevo paseo de Ramón y Cajal.
El Ayuntamiento revisa el arbolado en los espacios festivos tras caer varios ejemplares
Rafael Gobantes

Una rama caída sobre un coche en la avenida de la Paz, un árbol muy inclinado en la calle Doña Sancha o un pino derrumbado en la zona de Salas. Son algunos de los incidentes ocurridos en los últimos tres días en distintos puntos de la ciudad de Huesca. En este episodio se ha debido al viento, pero en los últimos meses el arbolado urbano está provocando bastantes problemas. Es por ello que desde el área municipal de Medio Ambiente se están revisando los ejemplares situados en los lugares donde se concentrará un mayor número de personas durante las fiestas de San Lorenzo, que se celebrarán del 9 al 15 de agosto.

La concejala Carmen García explicó que ya se ha inspeccionado el paseo de Ramón y Cajal, donde hay una veintena de cedros y en el cual se colocará este año el escenario de las peñas Alegría Laurentina, Los 30 y Los que Faltaban. Hasta ahora, este era el emplazamiento de los puestos de venta ambulantes o chiringuitos y hace dos años, en la última madrugada de las fiestas y tras una fuerte lluvia, una rama de importantes dimensiones cayó sobre un semáforo y la estructura del entoldado de un tenderete. No se produjeron daños, pero lo ocurrido alertó de la situación en la que podía encontrarse el árbol.

El informe de un experto determinó la conveniencia de talar este cedro, que tenía 22 metros de altura y presentaba riesgo de desplome. Se cortó hace poco más de un años. Tras la última revisión, la concejala de Medio Ambiente, Carmen García, señaló que "en principio están bien".

No obstante, y de cara a la reurbanización del paseo, se ha elaborado un informe sobre el estado en el que se encuentran estos árboles y otros de distintas especies, cuyo mantenimiento o eliminación marcará el diseño del futuro bulevar y el desarrollo de las obras. La decisión se dará a conocer cuando el informe se presente al Consejo Sectorial de Medio Ambiente y a los vecinos del barrio de Santo Domingo. Debido a la singularidad y el porte de este arbolado el pliego de condiciones para la redacción del proyecto de reurbanización demanda la concurrencia de un experto en arboricultura.

Los juegos infantiles

Otra zona de la ciudad que también se va a revisar es el pinar del parque Miguel Servet, donde a lo largo de las fiestas de San Lorenzo tendrán lugar los juegos infantiles. Se elige precisamente este espacio por la sombra que proporcionan los árboles.

Asimismo, se inspeccionarán los plátanos de sombra de la calle del Parque, una de las vías de acceso al centro donde el tránsito de peatones se incrementa notablemente en estas fiestas. "Aquí se llevan a cabo talas que pueden parecer agresivas, pero estos árboles están llenos de pudriciones", indicó la concejala.

García explicó que los incidentes ocurridos en estos días se han debido al viento, que tiene especial incidencia cuando los ejemplares están muy secos, como es el caso. "Pero es todavía peor el aire con lluvia, ya que el peso del agua puede provocar la roturas de las ramas", añadió.

El martes, los bomberos tuvieron que talar un árbol en la calle Doña Sancha, en el barrio de los Olivos, porque debido a su inclinación presentaba riesgo de caída. El día anterior, una rama cayó encima de un coche en la avenida la Paz, y cortaron otra que estaba partida y a punto de desprenderse de un árbol situado entre las calles Sariñena y Monzón.

En el parque del Isuela cayó una rama de un chopo boleana con un perímetro de 38 cm y en buen estado, según comprobaron las brigadas de Parques y Jardines de Ayuntamiento. Cerca de la ermita de Salas cayó un pino arrancado de cuajo por e aire y en la calle Fraga se vino abajo un tamarindo. La concejala explicó que se realizan revisiones periódicas para comprobar la situación del arbolado urbano, pero aún así es difícil prever la caída de ramas o los derrumbes.

En estos momentos se trabaja en el acondicionamiento de los alcorques de la plaza de Concepción Arenal, donde hace tres semanas tuvieron que talarse cuatro sóforas por el elevado riesgo que presentaban para los viandantes, ante el estado de los troncos y las ramas estructurales.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión