Despliega el menú
Huesca

Gastronomía

La ingeniosa respuesta a un comensal se convierte en un elogio viral a su restaurante

Un visitante se quejó de que a su hijo, de 15 años, no le había facilitado menú infantil. El gerente del local le respondió: “Hola, yo cuando tenía 15 años me comía medio conejo para almorzar, un saludo”.

Fotografía de la ingeniosa respuesta.
Fotografía de la ingeniosa respuesta.
TripAdvisor

Quien ha visitado Alquézar y no ha comido en Casa Gervasio no ha conocido profundamente la joya turística del Somontano. La colegiata, las pasarelas del Vero o el mismo núcleo medieval son encantos suficientes para perderse en Alquézar. Pero hay que añadir uno de ellos. El amante del buen yantar tiene una fonda obligada, Casa Gervasio. Seguramente no entrará en la lista gourmet de estrellas Michelín, pero si acudes a Casa Gervasio no te quedarás con hambre. Comida tradicional, de la abuela y en todos los sentidos, no solo en la receta sino sobre todo en la abundancia. Y alguna respuesta propia del humor somarda aragonés también se llevarán si se atreve a competir con el servicio.

Si usted es de poco comer, mejor que opte por otra opción, a no ser que le pase como a un visitante que tras publicar una queja hacia este establecimiento hostelero en un conocido portal turístico ha recibido un aluvión de críticas en las redes sociales. Se puede decir que le ha salido el “tiro por la culata”.

El visitante en cuestión publicó en este conocido portal un comentario quejándose de que a su hijo, de 15 años, no le había facilitado menú infantil y debía de comer como los adultos. La propietaria le espetó que el muchacho “podía comer lo que quisiera pero que le cobraría como un adulto”. La familia optó por quedarse a comer en Casa Gervasio dado que en Alquézar posiblemente ya no encontrarían mejor opción ante la masiva afluencia de turistas.

La respuesta del gerente del local, Gervasio Mata, en dicho portal ha sido tan ingeniosa como viral: “Hola, yo cuando tenía 15 años me comía medio conejo para almorzar, un saludo”. Y en breve ha saltado a la red social Facebook, elogiando la respuesta del hostelero.

Sin pretenderlo, Gervasio ha ejercido como un auténtico ‘community manager’ al haber conseguido muchos ‘Me gustas’ y comentarios a favor de su hotel y de su cocina.

Pero no es la primera vez que responde a sus clientes. De hecho, entre las 191 opiniones que acumula en este portal (más del 60% califican el establecimiento como “excelente” y “muy bueno”), hay otras contestaciones que despiertan la carcajada de los lectores “porque siempre contestamos con humor”, señala en uno de los posts.

Un cliente, por ejemplo, recomendaba el restaurante en su crítica final, pero sugería la posibilidad de que se ofrecieran la posibilidad de llevarse la comida sobrante en ‘tupper’ “ya que fue imposible terminarla y nos supo mal dejar tanta”. Pero desde Casa Gervasio son tajantes con su política: “Toda la vida hemos sido generosos en la cantidad de comida que servimos, por eso solo dejamos que la gente se sirva y se lleve lo que le quepa en la tripa. Si busca un sitio de tupper de esos, se equivoca de filosofía y de sitio”.

A otro cliente que escribió diciendo que se habían ido “con hambre”, le dio la enhorabuena “porque hace años que no nos pasaba esto en esta casa después de comerpaté, jamón, cecina, longaniza, tres quesos ,canelón frito, ajoarriero, judías blancas, cordero guisado, costillas a la brasa y patatas fritas, postre, almendras y coquitos con café y chupitos”.

Pero también hay elogios, como el de un comensal que destacó “tanto la calidad como la cantidad” de la comida y llegó a asegurar que era “de lo mejor donde he estado”. Desde Casa Gervasio calificaron el comentario de “casi exagerado” y explicaron que “somos un restaurante con un buen producto y una mano experta que cocina como antaño una cocina humilde y tradicional, y nos gusta dar bien de comer y en cantidad, cosa que ahora todo el mundo no entiende”.

A otra de las críticas positivas por la comida “muy bien hecha y abundante”, desde el establecimiento contestan que “después de los años que llevamos, nos consideramos o somos el restaurante más popular del pueblo, que ha barnizado ocho veces los peldaños de las escaleras de la gente que ha subido por ellas”.

Etiquetas
Comentarios