Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

El urogallo murió por un golpe intencionado y no debido al acoso de los turistas

La necropsia practicada al ave revela una hemorragia interna, que pudo ser causada por la agresión de una persona.

El animal fallecido en la Plana de Senarta, en Benasque.
El urogallo murió por un golpe intencionado y no debido al acoso de los turistas
DGA

No fueron las fotografías para inmortalizar su comportamiento ni las persecuciones de los turistas. El urogallo localizado en Benasque el pasado día 5 murió a consecuencia de un golpe "intencionado" en el pecho, cerca del cuello, probablemente causado por una persona, que le provocó una hemorragia interna de consecuencias fatales. Así lo ha revelado la necropsia, practicada ayer en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de La Alfranca, según confirmó el servicio de Biodiversidad de la consejería de Desarrollo Rural. El urogallo es una especie amenazada, con menos de 50 machos reproductores en el Pirineo aragonés, por lo que se considera "una pérdida irreparable".

En un principio, la DGA atribuyó el fallecimiento "al enorme estrés sufrido", ya que el animal en celo apareció en la Plana de Senarta, una zona muy frecuentada. La explicación del acoso por parte de los visitantes, a los que se aproximaba, provocó malestar en el valle de Benasque al considerar que dañaba su imagen turística, y más teniendo en cuenta que el caso tuvo gran eco mediático en todo el país. Sin embargo, el examen de los veterinarios lo desmiente. Según explicó ayer Manuel Alcántara, responsable del servicio de Biodiversidad, el golpe apreciado en la necropsia "es intencionado y no por una colisión natural". La hipótesis es que alguien lo agredió.

El comportamiento del urogallo en esta época del año puede resultar agresivo si una persona se le aproxima, aunque, como recordó Alcántara, "no deja de ser un animal que solo pesa 3 kilos". En su opinión es difícil que se pueda saber qué ocurrió y quién fue el responsable. Según algunos testimonios, se acercaba e incluso se subía a los coches.

El urogallo estaba herido, lo que ahora explica la facilidad para capturarlo. Fue visto por primera vez el 26 de abril. Su comportamiento es esquivo hacia los humanos, aunque en su época de celo se suele dejar ver durante el día, incluso en lugares transitados. Al detectarse su presencia fue trasladado a un paraje alejado. Ya lo habían fotografiado e incluso filmado vídeos que circularon por las redes sociales. El 5 de mayo regresó. Los agentes forestales lo trasladaron de nuevo, visiblemente afectado, y esta segunda vez no sobrevivió. Los expertos consideran que el estrés por toda esta situación no ayudó, aunque la hemorragia era fatal.

Segundo caso desde 2013

Esta es la segunda muerte de un urogallo en los últimos años en circunstancias similares. En 2013, otro macho también recibió un golpe que le provocó heridas en una pata. Se trató de restringir su zona de hábitat, pero no se pudo evitar el desenlace.

El Gobierno de Aragón ha apelado a la conciencia ciudadana, ya que los intentos por obtener imágenes o la falta de control sobre los perros pueden provocar incidentes desgraciados. Según el jefe de Biodiversidad, "nunca se ha pretendido criminalizar al turismo" sino apercibir a los ciudadanos sobre los comportamientos nocivos para una especie tan delicada. Desde los años 90 se aplica el mismo protocolo: cuando se localiza al urogallo fuera de su hábitat, en zonas de tránsito, se le devuelve a su sitio o se señaliza o dispone un vigilante para evitar interferencias. En Senarta no se podía limitar el acceso, indicó Alcántara, y por ello se le trasladó.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión