Despliega el menú
Huesca

Las navatas volverán a surcar el domingo las aguas del Gállego

Será el acto central de un largo fin de semana festivo con una marcha senderista y una feria de productos locales.

Descenso de navatas del año pasado.
Las navatas volverán a surcar el domingo las aguas del Gállego
Javier Navarro

La construcción en 1913 del pantano de La Peña supuso la traumática extinción del oficio de navatero en la cuenca del río Gállego, donde durante décadas se desarrolló una floreciente industria que llegó a mover 30.000 maderos al año que llegaban incluso a la desembocadura del Ebro. Y es que con la llegada del ferrocarril y de las carreteras, el transporte de la madera resultaba mucho más rápido y seguro que las aguas bravas de un río.

En 2002, la zona de la Galliguera decidió recuperar esta antigua tradición como homenaje y este próximo domingo, 23 de abril, dos navatas de dos y tres trampos respectivamente (que superan los 1.000 kilos de peso) surcarán una vez más el río para recrear este duro oficio. Una quincena de personas irán a bordo ataviados con la ropa que se utilizaba entonces: pantalones de pana, chalecos, camisas blancas, boinas y abarcas con calcetines de lana. Así lo ha explicado este martes Pedro Borau, presidente de la Asociación de Nabateros de la Galliguera.

A las 11.00 partirán de Murillo las dos navatas para recorrer los 7,5 kilómetros hasta el puente de hierro de Santolaria, a donde llegarán sobre las 13.00. Aunque en estos días el caudal del Gállego está muy bajo, lo cual haría más peligroso el descenso, confían en que la CHE autorice como todos los años una suelta de agua. “Aunque no lo parezca, el Gállego es un río con mucho caudal que provoca cambios porque de un año para otro hay troncos y piedras que se han movido y hay que ir con cuidado para evitar cualquier accidente”, resalta Pedro Borao. La charanga Festival amenizará la salida y la llegada de las navas. Posteriormente, a las 14.00, habrá una comida popular en Biscarrués (11 euros por persona), y por la tarde, a partir de las 17.00, una fiesta infantil con hinchables en Erés.

Este descenso será el acto central de las XV Jornadas del Río Gállego, que también incluyen el sábado la 9ª Marcha Senderista por la Galliguera con dos recorridos de 18 y 22 kilómetros. Saldrá de Biscarrués a las 8.00 para recorrer un sendero botánico de árboles monumentales, Erés, el camino de los Sentidos, la fuente de Fierro, Ardisa y con llegada de nuevo a Biscarrués. La inscripción cuesta 20 euros e incluye avituallamientos, comida y una toalla. Los interesados tienen que apuntarse en el correo electrónico riogallego@gmail.com o en el teléfono 606 340 951.

El mismo sábado, a partir de las 17.00, se celebrará la 9ª Feria de la Galliguera en la plaza de Biscarrués con degustación y venta de productos locales: vinos de Bodegas Edra, Roico y Pegalaz; aceites de Olivar y Cooperativa de Ayerbe; sidra ecológica de La Paradeta; productos de Casa Ubieto; miel de Rufas; repostería de la panadería de La Peña; tapas de embutido de las Carnicerías de Ayerbe Fermín Marco y Los Porches; pan y repostería de las panaderías Ascaso y Gracia de Ayerbe; y puestos de arte y artesanía de Rosa Mai-ilustradora, Lucía Martínez, Verticalia, ‘La princesa de las dunas’ Aromaterapia, Pepapach, Umbela y otros.

Las actividades del puente festivo incluyen también el lunes 24 de abril una actividad de rafting desde Carcavilla a Murillo de Gállego (20 euros).

El programa de las jornadas se completará el sábado 6 de mayo con una excursión desde Riglos, a partir de las 10.00, para conocer plantas medicinales como el gordolobo. A las 17.00 habrá una charla y exposición de estas plantas en el Centro de Interpretación de Aves ARCAZ.

La amenaza de Biscarrués

José Antonio Cuchí, presidente de la Asociación de Amigos de la Galliguera, ha destacado que las jornadas sirven también para reivindicar la importancia de mantener el “río vivo” frente a la amenaza del embalse de Biscarrués. Y en este sentido, ha recordado que si finalmente se construyera, inundaría dos de los tres tramos que utilizan actualmente las empresas de turismo activo de la zona para sus actividades de aguas bravas, lo que pondría en peligro el desarrollo económico de la zona, donde unas 80.000 personas realizan descensos cada año generando unos ingresos superiores a los 2 millones de euros. Además, subrayó que gracias a ello se han puesto en marcha en los últimos años 40 establecimientos de turismo rural, hoteles, cámpines, tiendas, restaurantes...

Etiquetas
Comentarios