Huesca

Naval aplica restricciones de luz y calefacción hasta subsanar la avería de la línea por la nevada

Benabarre y Graus presentarán reclamaciones al departamento de Industria por la tardanza de la empresa en atender las incidencias y el estado de las infraestructuras.

Naval aplica restricciones de luz y calefacción hasta subsanar la avería de la línea por la nevada
Marilín Echevarría

Los efectos de la sorprendente nevada del fin de semana en el Prepirineo aún colean ya que los más de 200 habitantes de Naval siguen teniendo luz gracias a un grupo electrógeno alimentado por gasoil que desplazó la compañía Endesa en la noche del sábado. De hecho, el Ayuntamiento ha tenido que acometer medidas extremas para rebajar la potencia eléctrica utilizada y ahorrar combustible, como encender solo una de las tres farolas de la localidad y recomendar a los vecinos que bajen de 21 a 19 grados la calefacción en sus casas. Y es que desconocen cuando se podrá quedar subsanada la avería de la línea afectada.

Además de los vecinos de Naval, otras localidades cercanas del Somontano de Barbastro como Hoz, Coscojuela de Fantova y Salinas también se suministran gracias a este grupo, que abastece a cerca de 500 habitantes.

Endesa volvió a realizar ayer una nueva recarga del depósito suministrando 2.000 litros de gasoil, lo que según interpreta el alcalde de Naval, Javier Rodríguez "nos hace prever que la avería va para largo". Y es que se queja que desde que ocurrió el corte en el suministro de luz, en la mañana del sábado, nadie de la compañía Endesa les ha informado sobre cuánto podría tardar la reparación de la avería en la línea que viene de la subestación eléctrica de Coscojuela de Fantova.

Se trata de una antigua línea con postes de madera muy deteriorados por las inclemencias meteorológicas y que frecuentemente ocasionan cortes en el suministro a los vecinos de Naval. De hecho, dos días antes de la nevada ya hubo otro apagón de 14 horas causado por una tormenta.

Una línea "tercermundista"

El alcalde, Javier Rodríguez, va a informar de estos hechos al Departamento de Industria del Gobierno de Aragón y va a pedir que se construya una nueva línea que abastezca a la localidad para no tener que depender de la de Coscojuela de Fantova "que es tercermundista", denuncia.

Otros ayuntamientos afectados por cortes de luz tras la última nevada también van a tomar medidas. Benabarre y Graus presentarán reclamaciones ante el Departamento de Industria y la compañía suministradora por la larga duración de la avería en el suministro eléctrico, que se prolongó hasta 37 horas. Fue el caso de las calles del centro de Benabarre por un fallo del transformador del Molino. "Aproximadamente un tercio de los 1.200 habitantes del municipio residentes en las calles Mayor, Justicia, Teodoro Ríos, la plaza Mayor, buena parte de la calle Vicente Piniés y las calles adyacentes se vieron afectados por este corte", explicó ayer la teniente de alcalde, Yolanda Castelló, quien apuntó que el consistorio ha decidido presentar una reclamación formal tanto por los tiempos de atención y recuperación del servicio, como por el estado de las instalaciones y de los tendidos eléctricos.

La nevada ocasionó igualmente graves afecciones al suministro en varios de las localidades del municipio de Graus, donde ya el pasado día 13 de marzo se había producido una avería de más de cuatro horas. El alcalde, José Antonio Lagüens, afirmó que en esta ocasión el apagón duró una media hora pero en localidades como Aguinaliu, El Soler, Ejep y Panillo y las aldeas de La Miranda y Colloliva la avería se prolongó durante más de 24.

Piden una investigación

La junta de gobierno se reunió ayer mismo para evaluar el alcance del problema y se acordó elaborar una resolución institucional de todos los grupos de cara al próximo pleno. En ella pedirán que se determinen las causas de los apagones, los daños ocasionados, las posibles reclamaciones de los usuarios afectados y conocer los planes de mantenimiento e inversiones de la compañía para evitar posibles averías futuras.

Además, el Ayuntamiento de Graus emitió una nota de agradecimiento a todas las personas que participaron en los operativos para restaurar el servicio en unas condiciones que el alcalde define como "durísimas". "El trabajo de los operarios de las brigadas, del retén de los Agentes de Protección de la Naturaleza, de los bomberos, de los delegados de alcaldía, de los trabajadores de Endesa y de otras muchas personas fue impagable", reconoce.

Algo que también destaca el responsable de Protección Civil de la zona oriental de la comarca, Andrés Pociello, quien subraya especialmente la labor de los trabajadores de Endesa. "Al margen del estado de las líneas y su mantenimiento, el trabajo que llevaron a cabo durante las 37 horas de la avería no lo sabe nadie", destaca Pociello, para quien es "de alabar" la dedicación de estos operarios, que tuvieron que atravesar incluso caminos con más de medio metro de nieve.

Precisamente las nevadas reaparecieron ayer en buena parte del Pirineo, especialmente en la zona oriental. Al mediodía fue necesario incluso el uso de cadenas en la A-1605, en Bonansa. También hubo que circular con precaución por la frontera del Portalet (A-136) y el puerto de Coll de Fadas (N-260). Asimismo, la DGT desactivó el aviso que mantenía desde el sábado por la noche por el cierre de la carretera local entre Troncedo y Caneto, en el valle de La Fueva, pese a que ya había sido despejada ese día por la mañana con maquinaria de mantenimiento invernal de la comarca de Sobrarbe.

Etiquetas
Comentarios