Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Cataluña pide al juez que evalúe las condiciones de exposición de las obras de arte de Sijena

La Generalitat cuestiona ahora la situación en que están las piezas que mantuvo 40 años en almacenes del MNAC.

Una visita guiada a la exposición del monasterio de Sijena
Cataluña pide al juez que evalúe las condiciones de exposición de las obras de arte de Sijena
Patricia Puértolas

La Generalitat de Cataluña desea evaluar las condiciones de conservación de las 51 obras entregadas al monasterio de Sijena, las mismas que llevaban casi medio siglo ocultas en los almacenes del Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), sin haberse mostrado nunca al público. Hasta Sijena llegaron 53, que, según la sentencia dictada por un juzgado oscense, fueron ilegalmente adquiridas por el gobierno catalán y el espacio expositivo, lo que obliga a su devolución. No obstante, faltan dos por regresar, que forman parte del mismo lote y que siguen extraviadas, sin que la comunidad vecina, que ahora muestra su preocupación, haya podido explicar su desaparición.

Atendiendo al contenido de diversos artículos periodísticos, la Generalitat de Cataluña asegura que las 51 obras trasladadas al cenobio aragonés presentan "deficientes condiciones de seguridad" y ante ello, ha solicitado al Juzgado de Primera Instancia de Huesca, que declaró nulas las ventas y ordenó su devolución, que autorice el acceso de dos técnicos designados por su consejería de Cultura o en su defecto por el propio estamento judicial para "comprobar in situ las condiciones en las que se encuentran los bienes expuestos en el monasterio de Sijena".

El propio consejero catalán de Cultura, Santi Vila, lanzó ayer un tuit anunciando la solicitud al juzgado oscense. Para argumentarla, insistió en "las inadecuadas condiciones de conservación" y, como remate de la frase, exclamó: "¡Seguimos!", lo que parece hacer alusión a las diferentes acciones llevadas a cabo con el fin de evitar cumplir con la ejecución provisional de la sentencia del Juzgado de Primera Instancia de Huesca, que, además de las 51 obras entregadas, también ordena la entrega de las 44 existentes en el Museo de Lérida, a lo que se sigue resistiendo Cataluña.

"Quien no se fía, no es de fiar"

La consejera aragonesa de Cultura, Mayte Pérez, fue clara ayer al conocer la solicitud del Gobierno catalán, que, según manifestó, equivale a una "nueva maniobra dilatoria para incumplir la sentencia". En su opinión, es fruto de su propia forma de actuar, ya que "quién no se fía no es de fiar", señaló, justo antes de explicar que "desconfían absolutamente de todo" siendo "incapaces" de "reconocer una justicia que no sea la suya". "La única comunicación que deben hacer a Aragón es cuándo devuelven el resto de los bienes", sentenció Pérez.

Las 51 obras, que fueron entregadas el pasado 26 de julio, un día después de la fecha máxima dada por la juez, están expuestas en los antiguos dormitorios del cenobio, que fueron remodelados con una inversión de alrededor de 100.000 euros, lo que permitió climatizar el espacio y mejorar la iluminación. También fueron colocados vidrios de seguridad en ventanas y puertas así como instalada una alarma y sistemas contra incendios. El suelo, que era de grava, fue pavimentado con tarima. Asimismo, se instalaron vitrinas, armarios o peines, donde están situadas las piezas, entre ellas relicarios de plata, libros, pergaminos, objetos de cerámica o fragmentos de pinturas murales.

A pesar de ello, basándose en artículos publicados en determinados medios, la Generalitat de Cataluña pone en entredicho las actuaciones realizadas en el espacio y en su escrito ofrece toda una serie de recomendaciones. Entre ellas indica que las fuentes de luz deben ser estables y estar libres de radiaciones ultravioletas e infrarrojas y en caso de haber entrada de aire exterior, este debe ser filtrado. Asimismo, insiste en que hay aparatos de climatización cuya salida del aire incide directamente sobre las piezas y en relación a ello, recomienda que la difusión sea uniforme para evitar focalizaciones.

Medidas adecuadas

En todo momento, el Gobierno de Aragón ha explicado que las medidas de conservación son las adecuadas y además la exposición ni siquiera permite ver todas las obras con el fin de preservar de la luz algunos de los objetos más vulnerables.

Además de remodelar los antiguos dormitorios, también han sido invertidos más de 250.000 euros en la mejora de la sala capitular, que ya está lista para recibir las valiosas pinturas que exhibe el Museo Nacional de Arte de Cataluña y que otra sentencia obliga a devolver.

En este caso, los responsables de las obras aseguran que las condiciones de climatización del espacio son "inmejorables", ya que están realizadas con las técnicas "más modernas" y por lo tanto "superan" a las ofrecidas por el museo catalán.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión