Despliega el menú
Huesca

La Festa del Tossino de Albelda recibe a 4.000 visitantes para celebrar la tradicional matacía

La Peña Lo Magré invita a los asistentes a carne de cerdo asada y a caldereta en la 30ª edición de la popular fiesta.

La Peña Lo Magré, organizadora de la fiesta, repartió carne asada y pan con picada.
La Festa del Tossino de Albelda recibe a 4.000 visitantes para celebrar la tradicional matacía
Concha Silván

La Festa del Tossino de Albelda ha cumplido 30 años con la concurrencia de millares de personas llegadas de provincias vecinas que disfrutaron ayer en la localidad literana de una jornada dedicada a la matacía del cerdo al estilo tradicional. Es algo que los organizadores, la Peña Lo Magré, combinan con la invitación a degustar distintas preparaciones de la carne porcina, como los asados o la caldereta.

Pedro Gracia, presidente de Lo Magré, destacó que la fiesta ha logrado en estos 30 años el apoyo no solo institucional –Ayuntamiento de .Albelda, Comarca de la Litera o Diputación de Huesca–, sino de todas las empresas y comercios que colaboran de distintas formas y que suman casi 200, "sin las que esto no sería posible", comentó.

La implicación de decenas de personas –hasta 300– en la preparación y desarrollo de este festejo son parte esencial del éxito del mismo y de conseguir, año tras año, que quienes visitan el pueblo vuelvan y arrastren a otros a disfrutar de la cuidada demostración de cómo, no hace tantas décadas, casi en cada casa se sacrificaba el cerdo criado a lo largo del año para afrontar el invierno con garantías de que la despensa tendría algo suculento que ofrecer.

El acto comenzó con la llegada a la plaza Mayor del cerdo ya sacrificado, donde los expertos lo limpiaron y convirtieron en piezas de carne para ser embutidas, saladas o preparadas para su consumo, como la conserva en aceite. Los protagonistas de la puesta en escena son siempre tan didácticos que personas de todas las edades permanecen más de una hora, haga la temperatura que haga –casi siempre fría–, de pie observando los trabajos de mondongueras y matarifes.

Feria de artesanía

Mientras tanto, la Rambla que cruza el pueblo se convirtió en el cordón umbilical entre este escenario y las parrillas donde miembros de Lo Magré asaron carne y la ofrecieron a los visitantes acompañada de pan con picada. Al mismo tiempo, otros cocinaron con mimo la caldereta con la que dieron de comer a más de 3.000 personas. Entre uno y otro punto, se desplegó una feria de productos artesanales, que cada año tienen mayor presencia y atractivo para los visitantes.

Entre estos asistentes estaba el presidente de la Diputación de Huesca, Miguel Gracia, acompañado por la alcaldesa de Albelda, Mª Ángeles Roca, el presidente de la Comarca de la Litera, Josep A. Chauvell, y varios alcaldes. Gracia destacó el valor de "mantener las actividades" y de La Litera dijo que "ha sabido avanzar en materia de transformación de los productos", ganando peldaños en la cadena de valor y fijando población en el medio rural.

Los albeldenses volvieron a presumir de mantener el listón de esta fiesta en lo más alto, tanto en calidad como en cantidad de visitantes. Así se plasmó en el total consumo de la tonelada de carne que se elaboró o en los cientos de automóviles, motos y las 30 caravanas que ayer tomaron los accesos al pueblo.

Etiquetas
Comentarios