Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

La Universidad devuelve a la CHE la Granja de Almudévar al no poder mantenerla

La Escuela Politécnica Superior de Huesca ha utilizado este recinto desde 1992 para actividades relacionadas con la investigación y experimentación agronómica.

Estado que presentan algunas zonas de la Granja de Almudévar, cedida a la Universidad en 1992.
La Universidad devuelve a la CHE la Granja de Almudévar al no poder mantenerla
R. G.

El convenio de cesión era para 75 años, pero solo ha durado 24. La Universidad de Zaragoza ha devuelto a la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) la Granja de Almudévar, que el organismo de cuenca cedió al campus oscense para la enseñanza e investigación agraria y que durante este tiempo ha utilizado la Escuela Politécnica Superior. Las parcelas de cultivo están en buen estado, pero tras las inversiones iniciales para su mejora la falta de presupuesto ha impedido a la institución académica mantener los edificios y las instalaciones, cuyo deterioro, ya notorio en 1992, supone un "riesgo para las personas" y no hay dinero para sanearlas y mantenerlas en buen estado, según reconoce el propio centro.

En los últimos años, el espacio ha sido empleado por los estudiantes del grado en Ingeniería Agroalimentaria y del Medio Rural y del máster universitario en Ingeniería Agronómica. Estos podrán continuar sus prácticas en otro centro agronómico de la CHE, La Melusa, en Tamarite de Litera. El director de la Politécnica, Javier García Ramos, explicó que esta finca está en explotación y que también dispone de espacios para impartir clases. "Aunque está más lejos, tiene fácil comunicación por autovía", comentó. Su uso se regularizará igualmente mediante un acuerdo entre la Universidad y la Confederación.

Los trámites para la reversión de la Granja de Almudévar se iniciaron a finales de 2015. Fue entonces cuando empezaron las conversaciones entre la Universidad y la CHE para analizar la situación de este recinto, con una superficie total de 31 ha, de las cuales 26,5 eran cultivables en el momento de la cesión, lo que suponía la oportunidad de disponer de una campo de prácticas para los alumnos de Ingeniería Técnica Agrícola.

Además de las tierras, este espacio contaba con oficinas y viviendas, almacenes, gallinero, vaquería, estercolero, báscula, aprisco, muelles, depósito, lavadero y cochiqueras. El informe de la Escuela Politécnica señala que, salvo algunas instalaciones (la vivienda y dos almacenes situados tras ella), el resto se recibió "en una situación muy precaria".

A partir de la cesión, la Politécnica realizó las gestiones necesarias para mejorar la instalación y sus accesos. De hecho, hasta 2001 se invirtieron algo más de 21 millones de pesetas (128.616 euros) en rehabilitar algunos espacios, explanar la finca o poner el riego por aspersión.

Riesgo y vandalismo

Según la memoria actual, ya entonces se observaron "riesgos claros de hundimiento" y durante estos 24 años, las construcciones "han sufrido un deterioro importante ante la falta de fondos para su mantenimiento". "No podía moverse gente por allí porque había un problemas de seguridad", apuntó el director del centro, quien reconoció que el sostenimiento de la granja "era inviable". La reducción de los presupuestos de la Universidad de Zaragoza "han obligado a priorizar lo urgente", añadió.

Al progresivo desgaste de los inmuebles e instalaciones se han sumado los actos vandálicos sufridos en los últimos años, con robos y hurtos de materiales.

Ante esta situación, el 1 de agosto del año pasado, el presidente de la CHE, Raimundo Lafuente, resolvió la rescisión del convenio de cesión firmado en 1992. No obstante, se completaron los procesos productivos iniciados en las parcelas. La actividad de la Universidad de Zaragoza en la Granja de Almudévar se ha dado por terminada el 1 de enero de 2017.

Cuando se firmó el convenio de cesión, este espacio, conocido también como Centro Agronómico de Monegros, ocupaba unas 31 ha. De ellas, 17 correspondían a la zona de El Planiello, del Ayuntamiento de Almudévar y que este cedió a la CHE en 1928. El resto era propiedad de la Confederación. En 1999, la corporación inició un proceso para recuperar una parte de la explotación y en enero del 2000 se rescindió la cesión a la Universidad.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión