Despliega el menú
Huesca

Defensa publica los nuevos destinos de los militares del Sancho Ramírez

Los soldados se trasladan a Zaragoza en su mayoría pero el personal civil no sabe todavía dónde debe incorporarse.

Cuartel Sancho Ramírez en Huesca
Cuartel Sancho Ramírez, Huesca
Defensa

El cuartel Sancho Ramírez de Huesca está a pocas horas de su cierre, fijado para mañana día 31. Las instalaciones ya están prácticamente desmanteladas y desde el 25 de noviembre no hay cantina. Un par de máquinas expendedoras proporcionan los refrescos y los cafés a los soldados. El silencio reina ya en el último acuartelamiento que quedaba en la ciudad, pero las sorpresas no han terminado.

El Boletín Oficial del Ministerio de Defensa publicó ayer la orden de los nuevos destinos de los militares asignados a esta guarnición, con 250 trabajadores. Parecía claro que los 176 integrantes del Grupo de Transporte IX/41, integrado en la Agrupación de Apoyo Logístico Brilog 41 de Zaragoza, se trasladaba en su totalidad a la Base de San Jorge, a la entrada de Zaragoza. No obstante, ayer 14 soldados se enteraron de que entre el 9 y el 10 de enero tendrán que incorporarse al Regimiento de Pontoneros de Monzalbarba(a unos kilómetros de la capital aragonesa), Jaca o Castejón de Valdejasa (Cinco Villas). "Tendrán 70 minutos de ida para llegar desde Huesca a su puesto de trabajo, más la vuelta", comentó Patricia Novo, portavoz de la Plataforma contra el cierre del Sancho Ramírez.

Las familias afectadas por el cierre de acuartelamiento, que se anunció hace dos años, criticaron que no se haya tenido en cuenta la conciliación familiar de la que habló en su día el ministro de Defensa Pedro Morenés. "La mayoría de los militares son jóvenes y les quedan muchos años de trabajo por delante para estar todo el día en la carretera", indicó Novo. "A final, terminaremos marchando a Zaragoza", añadió.

De los 176 componentes del Grupo de Transportes, 43 han quedado en situación de disponibilidad o de vacante preferente al solicitar destinos en otras provincias de España.

Los componentes de la Usac (unidad de servicios del cuartel) del Sancho Ramírez han sido reasignados a la misma función en la base de San Jorge, salvo dos que tienen que ir a Pontoneros.

Quienes todavía no conocen dónde van a ir a partir del 3 de enero son los once trabajadores (cinco laborales y seis funcionarios) que están a cargo del mantenimiento, las oficinas y la cocina de la residencia militar, que también se cierra. Todos ellos solicitaron puesto en las delegaciones oscenses del Ministerio de Interior (Policía Nacional), Seguridad Social (Tesorería), Guardia Civil o Fomento (Carreteras), según las opciones disponibles. Solo conocen su futuro los dos que únicamente pueden ocupar plazas de cocinero y que han sido asignados a la Academia General Militar de Zaragoza, decisión que al menos uno estudia recurrir.

Hasta el 31 de marzo, una comisión liquidadora de Defensa se encargará de la clausura definitiva de cuartel.

Etiquetas
Comentarios