Despliega el menú
Huesca

Gastronomía

Una trenza entre amigos, premio a la ilustración más dulce

Un diseño de la oscense Lucía Naval, ganador del concurso de ilustración de pastelería Tolosana.

Detalle del dibujo ganador del concurso de ilustración de pastelería Tolosana.
Detalle del dibujo ganador del concurso de ilustración de pastelería Tolosana.

“En mi casa siempre hemos sido muy fans de la trenza”, explica Lucía Naval, ganadora del cuarto certamen de ilustración que organiza la pastelería Tolosana, para explicar qué le motivó a la hora de llevar a cabo su diseño. Por ello, no le resultó complicado imaginar una celebración de amigos en torno al postre más característico de la empresa oscense, a la que tituló 'Vale, yo llevo la trenza'. “Pensé en un placer adulto, con un punto casi de erotismo, el de disfrutar intensamente del dulce. Es curioso, porque si ves otros dibujos presentados al concurso, a mucha gente la misma idea les ha llevado a diseños de aire infantil”, relata esta joven de 22 años, natural de Huesca, que cursa Bellas Artes en la universidad de Granada.

Naval conoció la iniciativa de la pastelería altoaragonesa a través de un familiar. “Mi tío me pasó un enlace en el que se anunciaba el concurso, que no conocía, y aunque tuve que ajustarme y organizarme para llegar a tiempo, finalmente mereció la pena”, dice la ilustradora. Aunque reconoce que el proceso de elaboración fluyó más rápido de lo que esperaba. “No hubo un boceto previo, fue muy bonito, casi improvisado, porque empecé a dibujar los personajes y aparecieron en una línea limpia, toda la mesa, hasta el final”, explica.

El color característico del envase que envuelve la trenza de Tolosana puso la gama cromática de la ilustración. Se puede ver en ella una línea en la creación de los personajes que se perfila como característica de la joven artista, atendiendo a otros diseños, pero Naval habla de “continua evolución”. “Es donde más me estoy moviendo ahora, en la frescura, en aprovechar el error, pero sigo aprendiendo y creo que todavía estoy muy lejos de poder decir que tengo un estilo propio”; explica.

Esta oscense aplaude iniciativas de este tipo, y le llena de orgullo que lleguen de una empresa de su provincia. “Parece que las convocatorias de concursos siempre parten de los mismos sitios, por lo que me sorprendió que algo así estuviera promovido por una pastelería. Me encantó ver cómo se está moviendo Tolosana para apoyar los diferentes tipos de arte, creo que todos salimos ganando con acciones así”, relata.

En total, se recibieron a concurso 56 ilustraciones, 16 de las cuales llegaban desde la Escuela Superior de Diseño de Zaragoza y otras 11 de la de Olot, además de otras localidades españolas, como Burgos, Barcelona, Oviedo, Valencia de ilustradores a título personal. Incluso llegaron diseños desde Buenos Aires o la localidad de Oaxaca en México.

Reinterpretaciones de cuadros clásicos introduciendo los postres, personajes de cuento, de cómic, en mundos oníricos entre tartas y trenzas protagonizan las diferentes propuestas, entre las que eligió un jurado compuesto por Adriana Oliveros (Periodista), Carlos Callizo (Cubo Diseño), Eduardo Flores (Escuela de Arte de Zaragoza), Nereida Jiménez (Escuela Superior de Diseño de Zaragoza), Mercedes Gabarre (Escuela de Arte de Huesca), Samuel Gaudó (ilustrador, finalista de la primera edición del Certamen y ganador de la segunda) e Isidro Tolosana (Pastelería Tolosana y Trenzarte).

Además del primer premio para ‘Vale, ¡yo llevo la trenza!, se estableció un accésit para ‘Los amantes de Preztel, dulce ella y dulce él’, de Lucía Bueno González, que envió su ilustración desde Oviedo.

Respecto a su decisión, el jurado explicaba que en esta edición “se buscaba romper un poco la tendencia de las anteriores, en las que reinaba la temática infantil o de cuento, pero ha habido discrepancias, ya que parecía que la obra elegida no estaba muy bien terminada”, aunque finalmente hubo consenso.

Etiquetas
Comentarios