Despliega el menú
Huesca

Desembarca en Plhus la primera industria, ocho años después de la apertura del polígono

Gaypu, que fabrica maquinaria pesada, ya opera en la Plataforma Logística de Huesca, en la que Ascaso ultima su obrador y donde funcionan otras siete empresas.

Trabajadores del departamento de diseño en las nuevas instalaciones de Gaypu en Plhus
Desembarca en Plhus la primera industria, ocho años después de la apertura del polígono
Rafael Gobantes

Año y medio después del inicio de las obras y tras una inversión de ocho millones de euros, el grupo metalúrgico Gaypu ha puesto en marcha sus instalaciones en la Plataforma Logística de Huesca, Plhus. Es la novena empresa que se ubica en este polígono, con 66 hectáreas de suelo industrial y a escasos dos kilómetros de la ciudad, pero se tata de la primera gran industria que se asienta en el recinto. Este se inauguró en enero de 2009 y solo el 22,5% de su superficie está vendida. La crisis ha impedido el despegue de esta infraestructura, donde a principios de 2017 empezará a funcionar también el nuevo obrador de Pastelería Ascaso.

Gaypu, dedicada a la fabricación de maquinaria pesada de elevación, mantiene su factoría en el polígono Sepes de la capital oscense. Aquí se hacen las piezas que después se trasladan a Plhus para su ensamblaje y pruebas finales. El director general del grupo, Roberto Garzo, explica que las máquinas que salen de la empresa pesan hasta 80 toneladas y las instalaciones del Sepes no eran las óptimas para su montaje. "En esta parte del proceso había un cuello de botella y al trasladarnos a la plataforma lo hemos eliminado", señala. "La capacidad de producción se puede multiplicar por cinco, pero eso será poco a poco", afirma.

La operación empezó hace dos años y medio, con la compra de una parcela 60.000 m2. Sobre ella se ha levantado una nave de 9.000 m2 (200x34 m) y un anexo de 1.000 m2 para oficinas. La actividad arrancó aquí hace 21 días, con 25 trabajadores de los 60 que conforman la plantilla de Gaypu. Garzo apunta que, de momento, no se trasladará a nadie más, aunque está prevista una oferta de empleo para contratar a cinco o seis personas. "Vamos creando puestos de trabajo de forma lenta pero sostenida", añade el gerente. Soldadores, mecánicos o personal para relaciones internacionales son algunos de los perfiles que se precisarán.

La nuevas instalaciones de Gaypu son la primera fase de un proyecto muy ambicioso. Contempla una fábrica que ya está diseñada y tendrá 30.000 metros cuadrados para integrar el proceso completo de producción: corte, plegado, soladura, pintura y montaje. "Pero no hay un calendario, será la marcha del negocio lo que marque los tiempos", manifiesta Roberto Garzo.

La firma tenía previsto iniciar antes su actividad, pero ha encontrado algunos obstáculos con determinadas redes de suministro, como el gas. "Hemos actuado un poco como ariete al ser la primera empresa industrial que se instala en Plhus", comenta el gerente. La puesta marcha de una planta de gas natural de Redexis en agosto permitió solventar estos problemas.

Cuestiones inherentes a la propia obra han sido las que han impedido a Pastelería Ascaso elaborar los turrones de esta Navidad en el nuevo obrador, que empezará a funcionar en enero o febrero de 2017. "Quedan algunos detalles y acabados, pero era muy complicado hacer el traslado ahora, en un momento de máxima actividad para nosotros", apunta Sura Ascaso. La instalación de Plhus, con una inversión de más de 1,7 millones, permitirá a esta empresa familiar de Huesca multiplicar por cuatro su producción. "Ahora, no podemos atender la demanda que tenemos", señala la responsable comercial de la pastelería.

El edificio tiene dos plantas de 840 m2. En la primera se ubicará el obrador de pastelería y en la segunda se cuenta con una sala polivalente. Habrá también un pequeño punto de venta.

Ascaso tiene más de 40 trabajadores. Los 28 del obrador se trasladarán a Plhus. La pastelería continuará en el Coso Bajo y las previsiones pasan por ir ampliando la plantilla.

Garzo y Ascaso entienden que Plhus es "una gran infraestructura" por sus características y ubicación. "Es un recinto con muchas posibilidades que aún tiene alguna carencia", apunta el gerente de Gaypu. "La comunicación con Huesca a través del famoso vial y los accesos adecuados para industrias con maquinaria pesada como al nuestra son dos de ellas", señala. "Esperemos que vengan más empresas y con ellas llegarán más servicios", confía Sura Ascaso.

Etiquetas
Comentarios