Despliega el menú
Huesca

Soro quiere cambiar el escudo franquista de la estación de Canfranc con la ley de Memoria

Suelo y Vivienda propone rescatar el del túnel ferroviario que se instaló en 1928 con la monarquía de Alfonso XIII.

El escudo se encuentra en el muro sur del vestíbulo que se restaurará el verano de 2017
El escudo se encuentra en el muro sur del vestíbulo que se restaurará el verano de 2017
javier broto

La restauración de la estación de Canfranc llega al muro sur del vestíbulo, donde está el escudo de España, y el Gobierno de Aragón quiere aplicar la Ley de Memoria Histórica para retirar el de la dictadura franquista y recuperar el de Alfonso XIII de la inauguración en 1928.

El consejero de Vertebración Territorial, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, acaba de presentar la propuesta a la Comisión Provincial de Huesca de Patrimonio Cultural para que se pronuncie sobre la sustitución del escudo español por una reproducción en escayola del original de la época de Alfonso XIII.

Suelo y Vivienda de Aragón lleva impulsando acciones de intervención en el edificio histórico desde que Fomento se lo vendió a la DGA en enero de 2013. La Escuela Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales, instalada en Huesca, se ha encargado de la actuación en el muro norte (en 2014) donde está el escudo francés, y en los muros este y oeste (en 2015 y 2016). El muro sur está pendiente para la campaña de 2017.

En el escrito presentado por el consejero José Luis Soro a la Comisión de Patrimonio, se detalla que el escudo francés conservado hasta nuestros días es el original de la República Francesa y ya fue rehabilitado. Pero en la parte sur, "el escudo español presente en el lienzo sur, espacio en el que pretende ahora intervenir Suelo y Vivienda de Aragón, no es el escudo original, puesto que fue sustituido entre 1938 y 1945 por la llamada versión abreviada del escudo vigente durante la dictadura franquista".

Aunque Suelo y Vivienda no ha encontrado documentación gráfica del escudo español original del interior del vestíbulo, cuando acabaron las obras del mismo en 1925 el escudo que correspondía era el vigente en el reinado de Alfonso XIII.

De hecho, describen que ese escudo de la monarquía borbona estaba simplificado con la corona real cerrada, el escusón con las tres flores de lis y adornos exteriores diversos como el collar de la orden del toisón de oro, las columnas de Hércules o un manto real, entre otros.

Documentación gráfica

Y en el vestíbulo debería haber un ejemplar similar al que quedó en la embocadura del túnel ferroviario, que se colocó entre 1915 y 1922, del que la DGA tiene documentación gráfica y que también fue sustituido por la dictadura de Franco.

A la hora de aplicar la Ley de Memoria Histórica, aprobada por el Gobierno de Zapatero en 2007, Suelo y Vivienda recuerda que en su artículo 15 se dice que las Administraciones públicas podrán retirar los escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la dictadura. Solo no se podrá aplicar en el caso de bienes de interés cultural (BIC), por motivos artísticos, arquitectónicos o artísticos-religiosos protegidos por la legislación.

Para argumentar la sustitución del escudo ante la Comisión de Patrimonio Cultural, la DGA precisa que el que sustituyó la dictadura de Franco "ni fue previsto en el proyecto original del inmueble, pues data de 1918, ni se trata del escudo original de la construcción entre 1921-1925" porque era el de la monarquía de Alfonso XIII.

Apuntan que tampoco se ve que el símbolo franquista recortó el original y no tiene un relevante interés religioso y/o artístico, ni lo hizo un artista significativo de la época o representativo de un estilo o de la época. Cuando la estación fue declarada BIC en 2006 (después de que se denunciara la posibilidad de que el edificio podía caerse) tampoco destacaba el valor del escudo en la parte española ni su singularidad en la descripción.

"El símbolo franquista en cuestión se trata de un elemento adosado y externo a la estructura del inmueble, por lo que su retirada no pone en peligro la estabilidad del edificio ni compromete ningún aspecto relativo a la adecuada conservación del inmueble", concluye el consejero.

Etiquetas
Comentarios