Despliega el menú
Huesca

Bienvenida a lo 'Míster Marshall' para la nueva familia de Salas Altas

La campaña de la localidad para atraer a nuevos pobladores ha dado ya sus primeros frutos.

Nuria, David y sus cuatro hijos
Nuria, David y sus cuatro hijos

La localidad oscense de Salas Altas se lanzó en septiembre a la búsqueda de nuevos pobladores y ya ha conseguido que se instalen en ella los seis miembros de una joven familia murciana. Además, si todo sale según lo previsto, es probable que en enero llegue desde Ibiza otra familia con una hija de seis años.

El Ayuntamiento anunció a través de internet y de Heraldo.es que ofrecía dos viviendas en alquiler por precios muy asequibles a familias con hijos en edad escolar. La localidad apenas supera los 300 habitantes y miraba con preocupación el futuro de su escuela.

Ese mismo mes recibieron un email de Nuria y David, los progenitores de una familia perfecta si de lo que se trata es de luchar contra la despoblación. Los dos tienen 29 años y cuatro hijos con menos de diez. Hasta la alcaldesa de Salas Altas, Inmaculada Subías, reconoce que al principio no podían creerse que una familia tan grande y tan adecuada a sus deseos estuviese dispuesta a trasladarse desde Murcia. Pero resultó ser verdad y la familia desembarcó este sábado en la localidad con todas sus pertenencias y dispuesta a quedarse.

Nuria García, la madre, explica que hasta ahora vivían los seis en Mazarrón, una ciudad de casi 33.000 habitantes. Ella trabajaba en un restaurante italiano y sus horarios la obligaban a estar "todo el día fuera de casa". Al estar en la ciudad, cuando sus hijos no estaban en la escuela, "tenían que estar en casa casi todo el tiempo" y los padres "iban todo el día corriendo" de un sitio para otro.

Una vida tranquila

"Buscábamos una vida tranquila en un pueblo como este", expone Nuria. Vieron el artículo en internet, escribieron al Ayuntamiento y recibieron una respuesta casi de inmediato. El cambio de vida estaba en marcha.

El pueblo les ofrecía una vivienda de unos 70 metros cuadrados y dos habitaciones por 150 euros al mes. Una ganga comparado con los 350 que pagaban de alquiler en Mazarrón. "Vinimos a ver la casa, nos informaron de dónde y cómo podríamos encontrar trabajo, nos sentimos muy arropados y decidimos mudarnos", relata la madre a Heraldo.es.

Nuria ha dejado atrás un trabajo, pero insiste en que ella y su marido son una pareja joven y en que a ninguno de los dos les asusta trabajar o tener que desplazarse a Barbastro cada día si fuese necesario. Los dos tienen experiencia como autónomos, ganas de trabajar y ella va a terminar de sacarse en las próximas semanas el carné de conducir.

Bienvenida digna de Mr Marshall

La familia llegó a Salas Altas el sábado a las nueve de la mañana. Una ilusionada comitiva integrada por la alcaldesa y varios vecinos les esperaba desde las siete. Les recibieron, les acompañaron a su nueva casa y tras dejarles un rato para instalarse les invitaron a comer en el bar del pueblo. "Mazarrón era tan grande que no conocíamos a nadie -reconoce Nuria-, aquí nos han arropado mucho, todo el mundo se conoce".

David, Aitor y Raúl, los tres hijos mayores de la pareja, se incorporaron este lunes a las clases en la escuela de Salas Altas. Los dos primeros están en tercero y segundo de Primaria y el otro en primero de Infantil. Sus padres están encantados con el cambio: "El colegio está fenomenal, ellos se han adaptado muy bien y nos gusta que sea más pequeño que en la ciudad". Gracias a su llegada, la escuela cuenta ya con trece alumnos y además pronto, cuando el pequeño Dylan crezca, llegará hasta los catorce.

La alcaldesa insiste en que los vecinos del pueblo están "súper contentos" con la llegada de esta familia y asegura que les ayudarán en todo lo que haga falta durante el proceso de adaptación.

Por la otra vivienda disponible, un poco más pequeña y en alquiler por 100 euros al mes, se ha interesado una familia de Ibiza con una hija de seis años que prevé llevar a cabo la mudanza a principios de enero.

Etiquetas
Comentarios